Deportes

El mejor entrenador del mundo quiere brillar con púgiles cubanos

Freddie Roach (der.) junto a Manny Pacquiao.
Freddie Roach (der.) junto a Manny Pacquiao.

Cuando Guillermo Rigondeaux vivía en el ostracismo total en Cuba, no podía imaginar que su carrera profesional comenzaría de la mejor manera posible, y de la mano del que muchos consideran el mejor entrenador del mundo.

A pesar de tener un solo combate en el boxeo rentado, el antillano hizo lo suficiente para abrir los ojos del legendario Freddie Roach, quien tiene a carga la preparación, entre otros, del filipino Manny Pacquiao.

Roach, que fue elegido el Entrenador del Año por la Asociación de Periodistras de Boxeo, no sólo llegó a un pacto con Arena Box Promotions para estar en la esquina de Rigondeaux, sino que también tendrá a su cargo a otro recién llegado de la isla, Yudel Jhonson.

Los dos guerreros cubanos darán sus primeros pasos bajo la égida de Roach el próximo 17 de julio en Las Vegas, un día antes de la cartelera protagonizada por Floyd Mayweather Jr. y el mexicano Juan Manuel Márquez.

"Trabajar con Roach es un sueño de decenas de boxeadores'', afirmó Luis De Cubas, representante de Arena en Estados Unidos. "El tiene mucha demanda y Pacquiao es su figura principal. El tiempo no le sobra, y así y todo quiso entrenarlos a ambos. Eso dice mucho del talento de Rigondeaux y Johnson''.

Todo comenzó de manera fortuita. Roach había sido invitado a la transmisión del programa del 22 de mayo en Miami, cuando Rigondeaux y Johnson debutaron tras escapar de Cuba unos meses antes.

A Roach le llamó la atención el accionar de Rigondeaxu, un doble campeón olímpico y mundial en el peso gallo que los últimos años era considerado el mejor boxeador libra por libra de la poderosa escuadra nacional de la isla.

De Johnson le sorprendió su pegada al noquear a Greg Weathers en 52 segundos.

Inmediatamente se puso en contacto con De Cubas y le pidió que volara a los dos a su centro de entrenamiento en Los Angeles, el conocido Wild Card Boxing Club, para una sesión de práctica.

"Cuando hiciemos guanteletas juntos, fue como la primera vez que lo hice con Manny'', le confesó Roach a ESPN.com. "Realmente, nos conectamos enseguida. Nos entendimos de primera intención aún cuando no hablamos el mismo idioma. El dijo que aprendió mucho conmigo y que me quería como entrenador. Entonces, yo seré su entrenador. Hicimos el trato''.

Por el momento, Roach partirá a Inglaterra para entrenar a Amir Khan para combate del 17 de junio ante Andreas Kotelnik, pero a su regreso asumirá de lleno el entrenamiento de los antillanos.

El solo hecho de tener a Roach en la esquina, abriría las puertas de Rigondeaux y Johnson hacia mejores combates y mayores bolsas, y atraería una atención mediática superior.

"Freddie sabe escoger bien a sus pupilos y casi nunca se equivoca'', indicó De Cubas. "Rigondeaux y Johnson ni se imaginan lo que han ganado sin todavía haber subido a un ring con él''.

  Comentarios