Deportes

Segundas partes pueden ser buenas

El regreso a la presidencia de Florentino Pérez ha devuelto la ilusión a los aficionados del Real Madrid tras quedar segundos en la Liga Española por detrás de Barcelona.

El Madrid, luego de brillar con un equipo llamado Galáctico en el primer mandato de Pérez, volvió a las penumbras con un once de circunstancias durante la nefasta administración del técnico Manuel Calderón.

Florentino, vestido de héroe, ha venido al rescate, aún a sabiendas de que no todo lo que brilla es oro y de que su tarea no será fácil. Reunir una nueva constelación en medio de la crisis mundial se antoja menos costosa y tal vez no tan viable.

Con esta premisa el nuevo presidente ya consiguió sus cartas de triunfo, al firmar primero al astro brasileño Kaká por 65 millones de euros y después al Balón de Oro Cristiano Ronaldo.

El portugués le costará a los blancos 96 millones de euros, siendo el traspaso más caro de la historia.

Con Kaká y Ronaldo en la nave madridista, Florentino busca ahora un delantero centro y el mejor colocado es el ariete del Valencia David Villa. Lo separan 37 millones de euros, que parecen ser muchos si le suman los 161 ya gastados, pero para el señor Pérez no hay crisis.

La "Mara-Villa'' de la selección española es el hombre-gol que necesita once merengues para convertirse en el ataque más temido del universo. Si no se concreta su traspaso tal vez Florentino se esfuerce para traer al sueco Zlatan Ibramovic, quien casi está fuera del Inter.

Ibramovic es uno de los mejores delanteros del mundo y si sale más económico por un trueque es una mejor opción, pero tal vez no es lo que quiere el Madrid.

Y es que Florentino tiene un nuevo plan. No traerá "Zidanes y Pavones'', sino "Di Stéfanos, Amancios y Raules‘‘, o sean los mejores del mundo, los mejores de España, y los mejores de la cantera blanca.

Aunque primero tendrá que hacer una limpieza y despedir al menos a 10 futbolistas. A la salida de Fabio Cannavaro debe sumarse la de Michel Salgado, y tal vez el argentino Gabriel Heinze, más adelante deben irse Javier Saviola y varios tulipanes, entre ellos Royston Drenthe y Rafael van del Vaar, pero eso depende de los refuerzos que lleguen y de la estrategia del nuevo técnico, el chileno Manuel Pellegrini.

En la puerta debe quedar Iker Casillas; en el lateral derecho Sergio Ramos; como central derecho Pepe; se busca otro central, que pudiera ser Raúl Albiol y un lateral izquierdo de categoría.

En el centro del campo, donde siempre merodea el fastama de Guti, se quiere traer a Xabi Alonso desde el Liverpool, para que haga pareja con alguno de los Diarrá o con el argentino Fernando Gago. Por la derecha debe estar Cristiano, con Kaká como interior de enlace, y se necesita un hombre por la izquierda, que pudiera ser el francés Franck Ribery, o su compatriota Karin Benzema. Si no se concreta uno de estos fichajes, jugará el holandés Arjen Robben.

El Bayern de Munich no pretende soltar a Ribery, al que consideran uno de los tres mejores jugadores del mundo, y han puesto una clausura prohibitiva; lo mismo que el Lyon con Benzema, sobre todo después de la marcha de Juninho; pero ya se sabe que para Florentino no hay nada imposible.

En punta debe jugar Villa, con Ruud van Nisterooy y su capitán Raúl González.

Así quedan los Zidanes: Kaká, Cristiano Ronaldo y Ribery, Pepe; los Amancios: Ramos, Albiol, Alonso, Villa; y los Raules: con Casillas, Rubén dela Red, y el propio Raúl.

Una máquina lista para triunfar en la "Guerra de las Galaxias''.

  Comentarios