Deportes

Una batalla por el respeto

EL CAMPEON de las 147 libras de la Organización Mundial de Boxeo, el puertorriqueño Miguel Cotto (izquierda), y su retador el pugilista nacido en Ghana, Joshua Clottey (der.), en una sesión de pesaje en el Madison Square Garden de Nueva York.
EL CAMPEON de las 147 libras de la Organización Mundial de Boxeo, el puertorriqueño Miguel Cotto (izquierda), y su retador el pugilista nacido en Ghana, Joshua Clottey (der.), en una sesión de pesaje en el Madison Square Garden de Nueva York. EFE

Joshua Clottey haría cualquier cosa por ser respetado, una palabra que significa mucho en el boxeo.

Por esa razón su carrera lo ha llevado de las calles de Africa occidental a pequeños gimnasios en Inglaterra, casinos de poca monta y finalmente a la llamada Meca del boxeo.

Pero cuando suba al cuadrilátero del Madison Square Garden hoy para retar al campeón del peso welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Miguel Cotto, lo hará como un ex campeón, ya que nunca llegó a defender su cetro de la Federación Internacional de Boxeo.

El ghanés tuvo que renunciar a esa corona para ganar un poco de respeto.

"Si sigo como campeón de la FIB, quizás pelee cinco veces antes de tener estas grandes peleas'', comentó Clottey, en referencia a la lista de desconocidos que ese organismo quería que enfrentara. "No iba a hacer eso, así que tuve que dejar el cetro. Es un negocio''.

Las peleas más importantes de Clottey fueron contra Antonio Margarito y Zab Judah, principalmente porque algunos de los mejores boxeadores de la división lo han evitado.

Nunca ha estado en un combate de tal magnitud como ante el puertorriqueño, y en un escenario donde el público estará mayormente en su contra.

Clottey vive en el Bronx, pero en la víspera del Desfile Puertorriqueño de Nueva York, sus seguidores sin duda serán una minoría en medio de una multitud de banderas puertorriqueñas.

Clottey (35-2, 20 nocauts) se presenta como uno de los rivales más difíciles en la carrera de Cotto, cuya única derrota fue a manos del mexicano Margarito.

Sus estilos son similares, aunque Cotto (33-1, 27 nocauts) tiene una táctica mucho más refinada y posee dinamita en sus manos.

"Si sigues mi carrera, nunca le he dicho que no a nadie'', dijo Cotto. "Peleo con cualquiera que mi compañía me coloque al frente, estoy aquí para las peleas de verdad''.

Clottey reconoció que el resultado de la pelea podría ser decidido por los golpes al cuerpo, una de las especialidades de Cotto.

"El plan es atacar al cuerpo, porque sé que él pega muy bien al cuerpo'', indicó Clottey. "Si lo golpeo al cuerpo, estoy seguro que lo va a sentir. Creo que no será una pelea fácil''.

Cotto pesó 146 libras ayer, y Clottey el límite de la división de las 147.

  Comentarios