Deportes

El mejor receptor de todos los tiempos

La posición de receptor es la más dura del béisbol. El catcher es el cerebro en el terreno de juego, es quien ubica a cada jugador en el lugar correcto en base a las características de cada bateador y a la forma en que se le va a trabajar, es quien recibe más de 120 envios por partido, es el que tiene la responsabilidad de guiar al lanzador y observar cada detalle, es el que más veces se agacha y se levanta con un average de más de 140 veces por juego.

Cooperstown tiene a varias luminarias que por sus actuaciones detrás del plato se ganaron el derecho a estar en el Nicho de los Inmortales.

¿Cuál de ellos ha sido el mejor? Entre los nombres más reconocidos están Johnny Bench, Carlton Fisk, Yogi Berra, Bill Dickey, Mickey Cochrane y el boricua Iván Rodríguez. De este grupo, nos quedamos con Bench, Fisk, Berra y Rodríguez para elegir al mejor.

Algunos hablarán de los jonrones de Mike Piazza y del bateo de Gary Carter, pero Piazza ha sido uno de los peores receptores defensivos y Carter no se aproxima a la calidad de los cuatro colosos que hemos mencionado.

Johnny Bench actuó con la maquinaria roja del Cincinnati entre 1967 y 1983, equipo que ganó seis títulos de división y dos Series Mundiales en la década del setenta.

Ganó el premio de Novato del Año en 1968, fue elegido 14 veces al Juego de Estrellas, sumó 10 premios Guante de Oro, terminó en dos ocasiones como líder en jonrones, conquistó dos galardones de Jugador Más Valioso (1970-1972) y un MVP en la Serie Mundial de 1976.

Terminó su carrera con promedio de .267, pegó 389 jonrones, impulsó 1,376 carreras, su average de embasamiento fue de .342, un slugging de .476, con 1,091 anotadas en 7,658 turnos al plato. Su promedio defensivo fue de .987, cometió 151 errores y actuó en 238 doble matanzas en 17,713 entradas y dos tercios de actuación.

Ingresó al Salón de la Fama en 1989 y el uniforme número cinco que utilizó fue retirado del Cincinnati.

Carlton Fisk conquistó el premio de Novato del Año en 1972 con los Medias Rojas de Boston, participó en once Juego de Estrellas, ganó un Guante de Oro, sonó 376 jonrones, tuvo un promedio ofensivo de .269, con 1,330 impulsadas en 8,756 turnos al bate. Terminó con un average defensivo de .987, cometió 165 errores, actuó en 167 doble jugadas en 19,025 entradas y dos tercios de labor.

Fisk fue elegido al Salón de la Fama en el 2000 y es uno de los pocos jugadores con el número retirado actuando con dos equipos, los Medias Rojas de Boston y los Medias Blancas de Chicago.

Yogi Berra jugó con los Yankees de Nueva York desde 1946 hasta 1963, y al final de su carrera con los Mets de Nueva York.

Actuó en 15 Juegos de Estrellas desde 1948 hasta 1962, participó en 13 Series Mundiales y ganó tres premios de Jugador Más Valioso.

Finalizó su carrera con promedio de .285, pegó 358 jonrones, remolcó 1,430 carreras y anoto 1,175 en 7,555 apariciones al bate.

Berra fue un buen catcher defensivo, sin llegar a la excelencia de Bench, Fisk y Rodríguez. Tiene dos récords de Serie Mundial con 63 juegos y 71 imparables, además de actuar como receptor en el único juego perfecto en estos clásicos, cuando Bob Feller logró la hazaña el 8 de octubre de 1956.

Ingresó al Salón de la Fama en 1972 y el número ocho que utilizó como jugador fue retirado del equipo de los "Mulos del Bronx’’.

Iván Rodríguez debutó en la Liga Americana con los Rangers de Texas, el 20 de junio de 1991.

Luego de 17 temporadas, se convirtió en el hombre de hierro en la receptoría al sumar la mayor cantidad de partidos con 2,227.

Durante su carrera ha demostrado seis cualidades principales: talento, durabilidad, consistencia, coraje, perseverancia y fuerza.

Rodríguez es el receptor que ha ganado más premios Guante de Oro con 13, ha actuado en 14 Juegos de Estrellas y fue elegido el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1999.

Su promedio de sacar corredores en intentos de robos es del 47%, uno de los mejores de todos los tiempos. Es el receptor con menos errores con más de 2,000 partidos al cometer 131 pifias, ha actuado en 151 doble matanzas y su promedio defensivo es de un excelente .991 en 18,641 entradas y un tercio.

A la ofensiva, acumula promedio de .300, con 301 jonrones, 1,244 impulsadas, 1,273 anotadas, 2,652 imparables, un slugging de .474, un .337 de embasamiento y 124 robadas en 8,835 turnos al bate.

El boricua está a cuatro carreras anotadas de romper la marca de 1,276, en poder de Carlton Fish. En sólo días logrará la proeza.

Si observamos la ofensiva de estas luminarias vemos que Rodríguez tiene menos jonrones e impulsadas que Bench, Fisk y Berra, pero posee un mejor promedio de bateo, más anotadas, más imparables y más bases robadas. A la defensa, los números de Iván son los mejores entre los receptores con más de 2,000 juegos detrás del plato.

¿Quién ha sido la máscara más completa en la historia del béisbol de Grandes Ligas?

Usted tiene la respuesta.

  Comentarios