Deportes

Armstrong vuelve al Tour de Francia

Los centinelas del dopaje en Francia están acumulando jeringas para los análisis de sangre y recipientes para tomar muestras de orina, al mismo tiempo en que se acaban de publicar dos libros sobre Lance Armstrong.

Sin duda, se acerca el Tour de Francia.

El estadounidense Armstrong, siete veces campeón del Tour, ha vuelto del retiro cuatro años después de su última victoria. Su compañero Alberto Contador, el español que ganó en el 2007 y es uno de los favoritos este año, también regresa al Tour luego de que el equipo Astana no recibió autorización para competir el año pasado.

Ambos son aliados pero también podrían convertirse en rivales.

La carrera comienza el 4 de julio con un complicado prólogo de 15,45 kilómetros en el principado de Mónaco. Desde allí, el pelotón partirá a lo largo de la costa del Mediterráneo, a través de los Pirineos y el centro de Francia, hasta los Alpes y el legendario Mont Ventoux (monte ventoso), un día antes del final del 26 de julio en París.

Los ciclistas se adentrarán en España, Suiza e Italia durante el trayecto de 3.445,45 kilómetros y treparán 20 altas montañas en tres semanas.

Los diseñadores del recorrido lo han hecho más interesante y han resucitado algunas reglas de los viejos tiempos con la esperanza de que los aficionados tengan algo más en qué pensar aparte de los casos de dopaje que han ensombrecido la principal carrera del mundo en los últimos años.

Los jueces de la Unión Ciclista Internacional (UCI) volverán a la competencia luego de que el año pasado no participaron debido a una amarga disputa con los organizadores sobre el dopaje, la cual ha sido superada.

La UCI puso en marcha su "pasaporte biológico'', un programa antidopaje en el que se tomaron muestras a 840 competidores profesionales para establecer los perfiles químicos de sus organismos. Cualquier cambio sospechoso respecto de esos niveles podría llevar a sanciones, incluso si no se detecta ninguna sustancia prohibida.

La agencia antidopaje francesa AFLD dice que se enfocará más en corredores sospechosos que en los análisis al azar usados en años anteriores y que hará pruebas en busca de una droga nueva que no mencionó.

La agencia también recibió autorización para congelar las muestras que tome durante el Tour, lo que permitirá analizarlas en el futuro para detectar sustancias que aún no han sido identificadas como mejoradoras del rendimiento físico.

"Sabemos que hay algunas sustancias y métodos particulares y vamos a tratar de detectarlos, tarde o temprano'', dijo Pierre Bordry, jefe de la AFLD, que el año pasado ayudó a detectar a seis infractores.

"Hay cosas que no se encuentran en la sangre, pero no voy a dar un ejemplo, porque he aprendido con los años que la gente que asesora a los atletas sobre dopaje adopta sus programas en base a lo que piensan los que buscan detectar las drogas'', dijo Bordry a la AP.

Para Armstrong, quien repitió muchas veces que era el atleta más analizado del mundo y que nunca dio positivo, la bienvenida a una Francia todavía muy suspicaz podría no ser tan cálida.

Apenas semanas antes del Tour fueron publicados dos libros que buscan capitalizar la efervescencia mediática por el regreso del texano: "El Gran Impostor'' del médico antidopaje Jean-Pierre Mondenard y "El Tour Sucio'' de Pierre Ballester y David Walsh.

Aunque los dos vuelven a exponer las sospechas sobre Armstrong al paso de los años, ninguno presenta revelaciones importantes.

El dopaje ya ha afectado al Tour de este año: el español Alejandro Valverde, quien lidera el ranking de la UCI este año, no participará porque tiene prohibido competir en Italia donde está acusado de tener vínculos con el escándalo de dopaje Operación Puerto.

Además de una etapa contrarreloj por equipos por primera vez desde 2005, la carrera también incluye la prohibición de usar radios en las etapas 10ma y 13ra, una decisión controvertida.

"Estoy absolutamente en desacuerdo'', dijo en su cuenta de Twitter el director de Astana y consejero de Armstrong, Johan Bruyneel. "

Bruyneel. "¿Cuál es el beneficio de volver a la prehistoria?"

Pero Bruyneel podría consolarse con el contrarreloj por equipos, pues su conjunto Astana tiene cuatro de los mejores competidores del mundo: Armstrong, Contador, el estadounidense Levi Leipheimer y el alemán Andreas Kloeden.

------

El periodista de The Associated Press Samuel Petrequin contribuyó en la información.

  Comentarios