Deportes

Asedio de los Marlins

Chris Couglan, de los Marlins realiza una atrapada espectacular contra un batazo de Ryan Zimmerman, de los Nacionales de Washington, el 1 de julio del 2009 en el Land Shark Stadium en Miami.
Chris Couglan, de los Marlins realiza una atrapada espectacular contra un batazo de Ryan Zimmerman, de los Nacionales de Washington, el 1 de julio del 2009 en el Land Shark Stadium en Miami. El Nuevo Herald

No siempre lo que empieza bien termina de igual forma, y en ocasiones, tal como en casi todas las buenas películas, es preferible dejar lo mejor para el final.

Por tercer día consecutivo, los Marlins de Florida vinieron de atrás y se impusieron 5-3 a los Nacionales de Washington, completando así la barrida sobre los capitalinos, que han perdido las nueve veces que han enfrentado a los peces este año.

Ante una asistencia anunciada de 27,032 aficionados -en su inmensa mayoría niños y jóvenes de campos de verano y escuelas-, la tarde del miércoles la novena dirigida por Fredi González se impuso por octava ocasión en sus últimos 11 desafíos, para mantener su asedio a la punta que ocupan los Filis de Filadelfia.

Cumpliendo el mismo papel que ha venido desempeñando desde la segunda mitad de junio, Hanley Ramírez una vez más se cargó en hombros a los peces, aunque esta vez tuvo más ayuda de sus compañeros en la alineación.

El torpedero de los peces concluyó la jornada con dos imparables en tres turnos y elevó su promedio a .345, el más alto al momento de concluir el desafío, entre todos los jugadores de la Nacional.

Ramírez fletó las dos primeras anotaciones floridanas con un doble en el tercer episodio para llegar a 58 en la contienda y extender su cadena a 10 partidos al hilo empujando al menos una rayita, la racha más larga en la historia para un campocorto del viejo circuito.

"He tenido ayuda de [Chris] Coghlan y [Emilio] Bonifacio, que se han embasado bastante'', aseguró Ramírez, quien lleva 23 impulsadas en la seguidilla.

Sin la misma efectividad de otros días, Josh Johnson, se colocó por debajo de la cuenta de sus rivales y terminó acumulando 89 envíos sin haber completado cuatro innings de labor.

"No sé que pasó. Me sentí bien, pero los pitcheos no estuvieron cayendo igual'', sostuvo Johnson, quien terminó con 3.1 innings, cinco hits y una rayita limpia, en lo que fue su primera salida inefectiva desde el 14 de mayo. Desde entonces tenía una cadena de ocho aperturas de calidad.

Para González la actuación de Johnson no fue motivo de preocupación.

"Es humano. Lo que pasa es que nos ha acostumbrado a lanzar seis o siete innings bastante buenos, pero de vez en cuando pasará algo como esto'', enfatizó el dirigente cubano.

Ante Johnson, los Nacionales pisaron el plato en el segundo y los floridanos ripostaron en el tercero con el doble de Ramírez, quien por fin encontró la muy necesitada ayuda de sus compañeros cuando Cody Ross disparó su 14to jonrón en el séptimo inning para nivelar el encuentro.

El trabajo en equipo surgió en el decisivo octavo y aunque Ramírez estuvo involucrado, otro fue el protagonista.

Con las bases llenas y el partido empatado a tres, el emergente Wes Helms conectó un roletazo por el medio del campo para impulsar la carrera de la diferencia.

Los peces descansarán el jueves y el viernes recibirán a los Piratas de Pittsburgh, en un encuentro adelantado para las 6:10 de la tarde.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios