Deportes

El boxeo amateur cubano hace aguas en el mundial

EL CUBANO Osmay Acosta (izquierda) venció en las semifinales al pugilista francés John M'Bumba.
EL CUBANO Osmay Acosta (izquierda) venció en las semifinales al pugilista francés John M'Bumba. Associated Press

Cuba ubicó a dos hombres en las finales del Mundial de boxeo en Milán en los puños del ligero wélter Roniel Iglesias y del pesado Osmay Acosta en tanto vio perder a Yankiel León y José Larduet, para ceder terreno en relación con la Olimpiada de Pekín, donde cuatro de sus pugilistas disputaron el título.

Iglesias ganó su semifinal contra el mongol Uranchimeg Munkh (6-4) y chocará con el estadounidense Frankie Gómez, único representante de ese país en la competencia.

Gómez superó al húngaro Gyula Kate 8-7, en una pelea muy táctica y física que lo dejó muy cansado de cara al choque de hoy ante Iglesias.

La segunda victoria antillana fue para Osmai Acosta 9-2 frente al francés John M'Bumba.

Por el oro, Acosta enfrentará al ruso Egor Mekhontsev, quien superó 14-10 al ucraniano Oleksandr Usyk (14-10).

El gallo León no tiró lo suficiente en el ring y cedió 5-0 frente al búlgaro Detelin Dalakliev.

El otro revés de los boxeadores antillanos corrió a cargo del campeón mundial juvenil José Larduet ante el ruso Artur Beterbiev, subtitular del orbe en Chicago 2007.

Cuba sigue perdiendo su hegemonía en este deporte, golpeado principalmente por las deserciones de sus atletas.

En los Juegos de Pekín la escuadra antillana no obtuvo ninguna medalla de oro y las preseas de plata se las acreditaron el mosca Andri Laffita, el gallo León, el wélter Carlos Banteaux y el mediano Emilio Correa.

Mientras, los puertorriqueños McWilliams Arroyo y José Pedraza avanzaron a la final.

Arroyo venció al alemán Ronny Beblik 9-1 y combatirá por el oro contra Tugstsogt Nyambayar, de Mongolia, quien dejó atrás al ruso Misha Aloyan al vencerlo 8-7.

Pedraza doblegó 9-5 al ruso Albert Selimov e irá por el título mundial contra el italiano Domenico Valentino.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios