Deportes

En una carrera contra el tiempo y hacia un título mundial

DIOSBELYS HURTADO obtubo un gran triunfo en junio ante Manuel Garnica.
DIOSBELYS HURTADO obtubo un gran triunfo en junio ante Manuel Garnica.

En una carrera contra el tiempo y hacia un título mundial, Diosbelys Hurtado regresa a Miami para un combate que podría abrirle la puerta definitiva hacia una gran oportunidad o echar por tierra sus ilusiones de un último asalto a la gloria.

El ex campeón del orbe enfrentará el colombiano Antonio Pitalúa el viernes 16 de octubre en el Miccosukee Resort and Gaming en la pelea estelar de una cartelera del promotor Tuto Zabala Jr.

"Será mi tercera actuación en el Miccosukee, porque la gente me quiere, me sigue y sabe que mis combates nunca aburren'', afirmó Hurtado, quien ya entrena en Miami para ese compromiso. "Con cada pelea mejoro y mi forma física ya le envidiarían muchos jóvenes''.

Si en las dos veces previas el cubano (42-3-1, 25KO) tuvo que emplearse a fondo para derrotar a los mexicanos Manuel Garnica y Arturo Morúa, este enfrentamiento podría exigirle hasta la última gota de energía.

Pitalúa viene de vencer de manera convincente al puertorrique José Reyes en el propio Miccosukee y antes de eso retó al campeón ligero welter Edwin Valero, pero no pudo con la pegada del venezolano, quien lo despachó en el segundo asalto.

Pero no es un secreto que el colombiano (47-4, 41KO) carga dinamita en sus manos y también va en busca de un último regreso a los primeros planos antes de iniciar el conteo regresivo hacia el retiro.

"Reconozco que Pitalúa es un gran peleador, con experiencia y hay quien piensa que yo seré un peldaño para su ascenso'', apreció Hurtado. "Pero se equivocan aquellos que dudan de mí. El es el tipo perfecto para demostrar mi calidad boxística, para abrirme paso a un título. El quiero lo que yo quiero, pero mi deseo es mayor que el de él''.

Un elemento que podría beneficiar a Hurtado es que el combate se disputará en el peso welter, lo que obligaría al sudamericano a ganar unas libras; y tampoco se puede menospreciar el arrastre del cubano en el público local.

"Diosbelys es un boxeador muy querido por acá, por su historia, por su personalidad'', afirmó Zabala Jr. "Pero Pitalúa también es conocido. Ninguno de los dos ha defraudado jamás a los aficionados''.

Uno de los mejores púgiles de su generación en la isla, su gran momento fue la conquista del cetro de las 140 libras el 12 de mayo del 2002 ante Randall Bailey, pero luego ese fuego se apagaría al ceder el cetro ante Vivian Harris unos meses después.

Aunque está inmerso en algunos problemas con su mánager, Hurtado, de 37 años, confía en que la segunda oportunidad para luchar por un título se encuentra muy cerca y en que un triunfo ante Pitalúa lo ponga de manera definitiva entre los contendores de primera línea.

"No todo ha salido bien en mi carrera, pero no tiene por qué acabar mal'', comentó el oriental, que también es empresario en las Islas Canarias y promueve su propia marca de puros Diosbelys Hurtado's Cigars. "Quiero irme con una nota positiva y alta''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios