Deportes

Un cubano que debe estar en Cooperstown

ALEJANDRO OMS en sus días de gloria con el uniforme de los Alacranes del Almendares, en la pelota cubana.
ALEJANDRO OMS en sus días de gloria con el uniforme de los Alacranes del Almendares, en la pelota cubana.

Fue uno de los grandes peloteros del profesionalismo cubano. Excelente jugador defensivo, buen corredor y bateador impecable. Estrella en las Ligas Negras de Estados Unidos y considerado por muchos como uno de los tres mejores jardineros en la historia de los campeonatos profesionales de la isla.

Alejandro "El Caballero'' Oms nació el 13 de marzo de 1895 en Santa Clara. Debutó con los Leopardos de Santa Clara en la temporada de 1922-23 y terminó con promedio de .436 (94-41).

Según los expertos, esta novena de Santa Clara cuyo dueño fue Emilio de Armas, ha sido una de las mejores en los torneos de Cuba y considerada en la isla como una versión de los Yankees de 1927 con Babe Ruth y Lou Gehrig.

Además de Oms, jugaron con Santa Clara estrellas como Oscar Charleston, Oliver Marcell, Frank Duncan, el torpedero Dobie Moore, Rube Currie, Frank Warfield, Pablo "Champion'' Mesa y los serpentineros Bill Holland y Dave "Jabao'' Brown.

El villaclareño vistió los uniformes de Matanzas, San José, Cuba, Marianao, Habana, Almendares y Cienfuegos.

Posee el tercer mejor promedio de bateo en los campeonatos de Cuba con .345. Finalizó por encima de los .300 en 11 de sus 16 temporadas y ganó cuatro títulos de bateo.

Es quinto en carreras anotadas (373), sexto en triples (35) y octavo en dobletes (99). Fue líder en bases robadas en 1931-32, con 14, encabezó la liga en imparables en dos temporadas y fue elegido el mejor pelotero en 1928-29 cuando jugó para el Habana, donde conquistó la corona de bateo con un astronómico promedio de .432.

El pelotero posee el récord de más partidos seguidos pegando hits con 30, y en un juego con seis (diciembre 30, 1928).

Oms fue un coloso en las Ligas Negras. Comenzó en 1917, pero tuvo un pobre promedio de .114. No retornó hasta 1922 y en 1923 terminó con .367, siendo el cuarto mejor bateador del circuito por detrás de tres miembros de Cooperstown: Biz Mackey, Pop Lloyd y Jud Wilson. Desde 1922 se mantuvo entre los mejores bateadores de las Ligas Negras, terminando con promedio de .320 en 14 años con los Cuban Stars y los New York Cubans.

Junto a su compatriota e integrante del Salón de la Fama de Grandes Ligas, Martín Dihigo, guió la ofensiva de los Cuban Stars.

Para muchos expertos, Oms ha sido uno de los mejores peloteros en la historia del béisbol profesional cubano, junto a Cristóbal Torriente, Orestes Miñoso y Dihigo.

Como detalle sobresaliente, debemos señalar que conectó por encima de los .300 en seis de siete temporadas completas, incluyendo un promedio de .354 a la edad de 40 años.

Terminó su carrera en Venezuela en los primeros años de la década del 40.

Murió el 5 de noviembre de 1946, en La Habana, y fue elegido al Salón de la Fama del Béisbol Cubano en 1944.

A la hora de hablar de los grandes bateadores cubanos en cualquier pelota del mundo, estamos obligados a mencionar a Tony Oliva, Rafael Palmeiro, Tany Pérez, José Canseco, Torriente y Miñoso. Pero el nombre de Oms no puede faltar.

Este "Caballero del Diamante‘‘ estuvo nominado en el 2006 para Cooperstown en una elección especial y no recibió los votos requeridos, elección donde sí fueron honrados sus compatriotas el pitcher José de la Caridad Méndez "El Diamante Negro'', Torriente y el dirigente Alejandro Pompez.

Nadie puede predecir que el cubano será honrado en la próxima elección especial. Pero una cosa es cierta, por haber sido uno de los grandes peloteros de las Ligas Negras, Oms merece estar en Cooperstown.

Y si no es más temprano, será más tarde. Pero la justicia llegará para Alejandro "El Caballero'' Oms.

  Comentarios