Deportes

Se allana el camino para la megapelea

La comisión de boxeo de Nevada le ordenó el lunes a Manny Pacquiao y a Floyd Mayweather Jr. que presenten sus muestras de orina, en un intento de las autoridades por romper el impasse que obligaría a cancelar su megacombate del 13 de marzo.

El filipino Pacquiao y Mayweather deben presentar las muestras en las próximas 48 horas, o de lo contrario enfrentarían posibles multas o serían suspendidos por la Comisión Atlética de Nevada.

"Esto por lo menos echa a rodar la pelota'', dijo Keith Kizer, director ejecutivo de la comisión.

Los exámenes, ordenados por el presidente de ésta, Pat Lundvall, son amparados por una regla de análisis fuera de competición que entró en vigencia el año pasado y permite que las autoridades estatales de boxeo ordenen a los púgiles cumplirlos.

Kizer dijo que en los últimos 18 meses se han ordenado unos 30 análisis.

El promotor de Pacquiao, Bob Arum, había dicho el domingo que no renunciaría a su propuesta de que se hagan sólo tres exámenes de sangre a los boxeadores, ninguno de ellos durante los 30 días antes del combate. Arum, que había sugerido que la comisión de Nevada decidiera el mes próximo si se hacían los exámenes o no, dijo que planeaba comenzar a negociar una pelea con Paul Malignaggi si la gente de Mayweather no aceptaba esos términos.

Sin embargo, el manager del estadounidense Mayweather, Leonard Ellerbe, dijo el lunes que la pelea no se hará bajo las condiciones planteadas por Arum y lo acusó de intentar transferirle la responsabilidad del posible fracaso del combate.

"Si no quiere hacer (exámenes de) sangre y orina al azar, no podemos ni empezar'', dijo Ellerbe a The Associated Press. "El lo sabe. Si quieren abandonar la pelea más acaudalada de la historia del deporte, es su decisión''.

Kizer dijo que los análisis de orina podrían ayudar a solucionar el conflicto, aunque el equipo de Mayweather ha dicho que además se requieren pruebas de sangre para encontrar algunas drogas que mejoran el rendimiento. Mayweather rechazó una propuesta de que los análisis sean hechos por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos, pero siempre insistió en que sean al azar y que incluyan exámenes de sangre a menos de 30 días de que se efectúe la pelea.

Ellerbe dijo que su púgil ya había hecho demasiadas concesiones para esta pelea, incluida la división de las ganancias, la penalidad por pesar más de 147 libras y los guantes que se usarán.

"No hay manera'', dijo. "La pelota está en su cancha. Pero tienes qué preguntarte por qué no están dispuestos a asegurar que los dos boxeadores estén limpios para que la pelea más grande de la historia pueda hacerse''.

Arum, que estaba de vacaciones en México, no regresó de inmediato una llamada para pedirle declaraciones.

  Comentarios