Deportes

Fulmina a Chambers en el duodécimo

EL UCRANIANO Vladimir Klitscho levanta su brazo en señal de victoria tras noquear en el duodécimo asalto al retador estadounidense Eddie Chambers en combate de los pesos completos celebrado en Dusseldorf, Alemania.
EL UCRANIANO Vladimir Klitscho levanta su brazo en señal de victoria tras noquear en el duodécimo asalto al retador estadounidense Eddie Chambers en combate de los pesos completos celebrado en Dusseldorf, Alemania. Associated Press

El ucraniano Vladimir Klitschko conservó sus títulos de pesados de la FIB, OIB y OMB ante el aspirante oficial, el estadounidense Eddie Chambers, por nocaut en el duodécimo asalto, ayer ante 50,000 espectadores en el estadio de fútbol de Dusseldorf, Alemania.

Klitschko, que a sus 33 años es considerado como el mejor púgil de pesados en activo, registró su victoria 54, de ellas 48 por nocaut, en 57 peleas. El triunfo le permite mantener sus fajas de la categoría de la Federación Internacional, la Organización Internacional y la Organización Mundial.

El menor de los hermanos Klitschko dominó desde el principio a su adversario, que responde al apodo de "Fast Eddie'' y que no pudo aprovechar su rapidez de reflejos ante el campeón, con la excepción del primer asalto.

El ucraniano, monarca de los pesados desde abril del 2006, fue imponiendo su superioridad desde el segundo asalto con un derechazo en plena cara que hizo tambalearse al estadounidense, que se mantuvo agarrado a las cuerdas del cuadrilátero.

Klitschko, muy popular en Alemania, país en el que debutó como profesional, se mostró superior físicamente frente a un rival al que dominaba en trece centímetros de alto y dieciséis kilos.

En varios asaltos, el defensor de los títulos encontraba el camino para asestar golpes duros al norteamericano, como en el cuarto asalto en el ojo izquierdo o la sucesión de derechas y zurdas en el séptimo, pero muy calculador como de costumbre, no aprovechó dichos momentos para acortar la pelea.

En el noveno, Klitschko, cuyo último combate se remontaba a hace nueve meses, castigó el rostro de Chambers, pero éste aguantó en pie logrando un respiro con un cambio de guantes, ante el enfado del público.

Cuando algunos abucheos empezaban a escucharse en las gradas de Dusseldorf, el campeón se lanzó en el duodécimo asalto al triunfo por nocaut, con golpes rápidos y repetidos en la cabeza de su rival, al que derribó con la zurda a doce segundos para el término de la pelea.

"Eddie Chambers es tan rápido que tuve paciencia. No fue un combate fácil desde fuera. Pero desde el sexto asalto, su estrategia no dio más'', comentó el triunfador de la velada.

  Comentarios