Deportes

Solís listo para grandes cosas

ODLANIER SOLIS se lanza encima de su oponente en su amplio triunfo la noche del sábado, en Cayo Hueso, donde demostró su gran proyección. (David Santiago | El Nuevo Herald)
ODLANIER SOLIS se lanza encima de su oponente en su amplio triunfo la noche del sábado, en Cayo Hueso, donde demostró su gran proyección. (David Santiago | El Nuevo Herald) El Nuevo Herlad

Y ahora, ¿qué? Que vengan los Klitschkos, Vitali o Wladimir, que venga David Haye, que venga el que venga. Así pareció decir con sus puños Odlanier Solís la noche del sábado en Cayo Hueso tras vencer de manera convincente a Carl Drumond.

Solís venció por nocaut técnico en el tercer asalto al costarricense Drumond delante de miles de personas reunidas en la plaza Mallory de Cayo Hueso, en una velada donde también salió airoso por decisión unánime su compatriota Luis Franco.

El cubano resultó demasiado para el costarricense, un ex retador mundial que ya vio pasar su cuarto de hora, y que salió al ring sin mucha convicción ante el medallista dorado de Atenas 2004.

Tras una furiosa andanada de golpes en el minuto final del tercer round, Drumond ya no salió de su esquina para comenzar el cuarto.

"Sabía que este combate no iba a durar mucho'', expresó Solís, quien agujereó la defensa de su oponente. "Estaba consciente de la importancia de esta actuación y me había preparado muy bien para todo lo que mi rival pudiera poner en práctica''.

Poco antes del combate se vivió un pequeño drama en los camerinos, cuando la comisión de boxeo descubrió una cinta de tape ilegal en el vendaje del costarricense, lo que puso la pelea a punto del colapso.

La comisión obligó a Drumond a quitarse el vendaje en sus manos y colocarse una nuevo, a lo que el centroamericano accedió a regañadientes.

Solís (16-0, 12 KO) demostró que ya está preparado para un reto superior y ese sólo podría un combate por uno de los hermanos ucranianos o el inglés Haye, a quien ya derrotó cuando ambos eran amateurs.

Vitali defenderá el 29 de mayo su corona del Consejo Mundial ante el casi desconocido polaco Albert Sosnowski, mientras su hermano menor, Wladimir, derrotó precisamente anoche por nocaut en Alemania al retador estadounidense Eddie Chambers para retener sus fajas de la Organización y la Federación Mundiales.

Haye, por su parte, expondrá su título de la Asociación Mundial el 3 de abril ante el experimentado estadounidense John Ruíz.

Bajo la guía de la poderosa empresa Top Rank y su presidente Bob Arum, Solís podría poner fin al aburrido dominio de los europeos y darle otro rumbo a una división que en el pasado era la brújula del boxeo y hoy ha perdido algo de lustre.

Unos días antes de esta velada, Arum había prometido hacer todo sus esfuerzos para lograr una pelea de título mundial donde estuviera involucrado Solís si este "vence en la forma en que todos esperamos'', según palabras del ejecutivo.

Solís cumplió su parte. Ahora le toca a Arum y su maquinaria boxística.

En otro orden de cosas, Franco (5-0, 4 KO) derrotó por decisión unánime en cuatro asaltos al colombiano Walter Estrada (35-13, 24 KO).

Franco golpeó más y mejor contra el colombiano, que se fue desinflando a medida que avanzaba la pelea.

En otras peleas de la noche, Marcus Upshaw derrotó por nocaut a Scott Ball, Brad Salomon ganó por decisión unánime a Damién Frías, el puertorriqueño Ray Betancourt venció por nocaut a Dani Van Staden -una especie de ídolo local.

En un combate que levantó al público de sus asientos, Jorge Díaz derrotó por decisión dividida -muy controversial- al mexicano Alejandro López. Finalmente, Glen Tapia superó por nocaut técnico al boricua Carlos Rodríguez.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios