Deportes

La mejor ruta para viajar al Mundial 2010

EL CUBANOAMERICANO Antonio Paz dirige la empres VIP Global Sports, con sede en el sur de la Florida, y especializada en viajes y deportes, como el Mundial del 2010 en Africa.
EL CUBANOAMERICANO Antonio Paz dirige la empres VIP Global Sports, con sede en el sur de la Florida, y especializada en viajes y deportes, como el Mundial del 2010 en Africa. El Nuevo Herald

En apenas tres mundiales, el cubanoamericano Antonio Paz se ha convertido en uno de los actores principales en el sur de la Florida para movilizar a los fanáticos a la cita máxima del esférico. Ahora, para Sudáfrica 2010 prepara una caravana de cerca de 500 hinchas.

En la oficina instalada en su propia casa, ubicada en Pinecrest en el sur de Miami, donde vive con su esposa --también cubanomericana-- y sus tres hijas, Paz maneja todos los hilos para ubicar a los aficionados en los partidos que quieran ver, incluidos boletos, transportación, hoteles y otras actividades si pueden pagarlas.

A Francia 1998 llevó 500 aficionados; a Japón-Sudcorea 2002 movilizó a más de 1,000, pese a que seis meses antes del inicio de la Copa no había vendido ni un solo pasaje pues se trataba del primer gran evento tras la crisis del 9/11; y a Alemania 2006, ¡BINGO!, 2,500 pasajeros, 1,495 de ellos eran mexicanos.

"Todo será muy diferente para Sudáfrica y vamos a vender menos de 500 paquetes, pese que en las últimas semanas se ha calentado el interés especialmente entre los hinchas del Tri'', dijo Paz. "Muchas cosas frenan a la gente para esta Copa, como la tremenda crisis económica mundial, la imagen del país anfitrión, todo lo que se habla sobre la inseguridad y el costo para llegar allá, entre otras cosas''.

Paz ha viajado cuatro vez a Sudáfrica para preparar la logística que necesitarán sus pasajeros durante el evento. Tiene montada una oficina en Johanesburgo, donde apenas llegue en mayo próximo se instalará junto con sus empleados para despachar lo que sea necesario.

"Será un gran Mundial'', comentó Paz respecto a Sudáfrica 2010 y contrario a todos los malos augurios. "Me encanta Sudáfrica. Es un país rico. Johanesburgo es el Wall Street de Africa. Ciudad del Cabo es un bello lugar, tiene zonas residenciales espectaculares 10 veces más lujosas y más grandes de lo que se puede ver en Miami''.

Lo meritorio de Paz es que su historia revela un enorme salto desde la Capital del Sol hasta el gran escenario internacional.

Es el primer hijo nacido en Miami de la familia formada por Armando y Hortencia Paz, habaneros que emigraron en 1961 en los primeros síntomas que las cosas se torcían en Cuba. En total tuvieron nueve hijos.

"Toda mi vida ha transcurrido en EEUU, pero mis padres nos inculcaron a todos el sentido familiar y el amor a Cuba'', evocó Antonio Paz. "Eso ahora se los transmito a mis hijas''.

Estudió en el Coral Gables High School, se graduó en Negocios Internacionales en la Southern Methodist University en Dallas y también estudió para entrenador de fútbol.

Se consagró campeón nacional de fútbol universitario en 1979 con Miami-Dade College donde también estaba Nono Baptiste, líder de la comunidad haitiana en el sur de la Florida.

En 1986, un amigo de su padre trabajaba con una transnacional que promovía su producto en el Mundial de México y lo invitó. Antonio terminó ayudando a vender las entradas que le habían sobrado al promotor.

Para el Mundial siguiente, 10 amigos viajaron a Italia 90 y Antonio, uno de ellos, fue el encargado de comprar las entradas, boletos de avión y el espacio en los hoteles.

En 1992, junto con Tom Mulroy lanzaron la Copa Latina, con el auspicio de El Nuevo Herald, y convirtieron el torneo en un suceso para el fútbol no profesional en el sur del estado.

Para el Mundial de 1994 y los Juegos Olímpicos de Atlanta, la Federación de Fútbol de Estados Unidos le encomendó vender en el sur de la Florida los paquetes de lujo (hospitality).

En 1997 se lanzó al ruedo con su primera empresa Promo Sports --que ahora se llama VIP Global Sports--, y desde ahí no para. Además de ser profesor durante más de 23 años en el Coral Gables y entrenador del equipo de su hija Sofía, de 13 años de edad, Antonio Paz vive con el teléfono en la mano para conseguir un boleto, un hotel y un pasaje en avión para el partido que alguien desea ver.

"Vendí un boleto para la final de hockey en los Juegos Olímpicos de Invierno en Vancouver a $5,000 y el miércoles antes de la final del domingo 28 de febrero pasado esa misma entrada costaba $7,000'', afirmó. "Hay millonarios que están dispuestos a pagar lo que sea por una entrada para una final, pero a veces no hay''.

Con entusiasmo y de manera aguerrida, Antonio Paz siempre hará hasta lo imposible por poner a la persona en el partido que sueña disfrutar.

"Antonio es capaz de conseguir la entrada para una final donde todos los boletos ya han sido vendidos con meses de anticipación'', comentó Mulroy sobre su amigo. "Y puede hacerlo en cualquier parte del mundo. Los contactos que posee son únicos y asombrosos''.

  Comentarios