Deportes

Notable faena de Roddick en Key Biscayne

Si Andy Roddick jugó la loteria de Florida el sábado capaz se sacó el pote. De la forma en la que fue el domingo -perfecta- cualquier cosa que hubiese hecho a lo mejor hubiese tenido resultados positivos.

El estadounidense jugó un partido rápido, limpio y sin máculas ante el ucraniano Sergiy Stakhovsky a quien derrotó 6-2, 6-1 para avanzar a los octavos de final del Abierto Sony Ericsson.

"Es raro cuando terminas un juego pensando que todo te salió de la forma que querías", apuntó el sexto sembrado del evento luego de cometer apenas ocho errores no forzados en todo el partido.

La jornada también deparó las victorias de las belgas Kim Clijsters y Justine Henin, que dieron así un paso más cerca de colisionar en la semifinal.

Roddick también pudiera estar pensando en esa misma etapa después de la eliminación de Novak Djokovic y de tener un cuadro accesible, cuyo próximo rival es el alemán Benjamin Becker.

"Es un jugador agresivo, eso hace que sea incómodo", acotó el texano, que no obstante ha doblegado al europeo en los tres enfrentamientos que han tenido de por vida.

Poco antes, Clijsters continuó su absoluto dominio en el Key Biscayne y apaleó 6-0, 6-1 a la israelí Shahar Peer, 17ta sembrada, para colarse a los octavos de final de un torneo que no jugaba desde el 2007 y en el que obtuvo la corona en el 2005, un logro que bien pudiera repetir por la forma que está exhibiendo.

"Sentí que estuve dominante en muchos puntos. He estado tratando de recuperar mis golpes y de sentirme otra vez cómoda pegándole a la pelota sin preocupación, y así ha sido últimamente. Es como si el cerebro y el brazo están coordinados", apuntó.

Ahora a Clijsters le toca sobrepasar la oponente más complicada que le ha tocado hasta ahora en Key Biscayne, el obstáculo que el año pasado se alzó en lo más alto de Miami, la campeona reinante Victoria Azarenka, quien venció a la rusa Lucie Safarova 6-4, 6-2.

Un triunfo sobre la cuarta sembrada la dejaría a sólo un peldaño del duelo belga, aunque el horizonte para Henin también es nublado, sobre todo, luego de la forma en que se desempeñó en el triunfo 6-4, 6-4 sobre la eslovaca Dominika Cibulkova.

"Hubo muchos altibajos. Me puse un poco tensa al final, pero cuando tuve que hacer el trabajo cumplí'', apuntó la ex número uno del mundo cuya próxima rival será la rusa Vera Zvonareva, undécima sembrada del Abierto.

Otra victoria esperada fue la de la danesa Caroline Wozniacki, segunda del mundo, y que batalló bastante para dejar en el camino a la rusa Maria Kirilenko con marcador de 1-6, 6-1, 6-4.

Entretanto, el brasileño Thomaz Bellucci se convirtió en el primer latino en avanzar a los octavos de final al batir al sorpresivo Olivier Rochus 6-3, 6-4. El belga había dado la primera sorpresa del torneo al eliminar al serbio Novak Djokovic.

  Comentarios