Deportes

Margarito no pide perdón por vendajes ilegale

El peso wélter mexicano Antonio Margarito expresó que no tiene por qué disculparse en torno a su polémico uso de vendajes ilegales el año pasado, y reiteró que los fanáticos aún creen en él y eso quedará claro en su próximo combate en México.

"Soy un peleador bastante limpio. Voy a demostrar que no ocupo nada para ganar mis peleas'', expresó Margarito, molesto con la ráfaga de preguntas sobre su escándalo. "Si yo supiera que hubo algo en el vendaje, pediría perdón, pero yo no sabía nada''.

En una tensa conferencia de prensa, la primera desde su polémica pelea ante Sugar Shane Mosley, Margarito reiteró hasta el cansancio que desconocía que sus vendajes tuvieran una substancia similar al yeso antes de que perdiera por nocaut en enero del 2009, pero evadió la pregunta de si un boxeador debería saber y ser responsable por lo que lleva puesto en sus puños.

El incidente interrumpió su trayectoria como campeón de peso wélter por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), después de que la Comisión Atlética de California le revocara su licencia por un año debido al incidente.

Ahora, el ex campeón regresará al cuadrilátero el 8 de mayo en Aguascalientes, México, contra su compatriota Roberto García (28-2, 21 nocauts), en un combate en la categoría mediano jr. Será la primera pelea de Margarito desde su pelea ante Mosley, quien lo noqueó en el noveno asalto.

La licencia del púgil aún no ha sido restituida en California. Ahora que ha pasado el año de castigo, Margarito puede solicitar la restitución, aunque no hay

En lugar de pedir una licencia en Estados Unidos, Margarito peleará en México, donde las autoridades no están obligadas a acatar las decisiones de las comisiones de Estados Unidos.

Un prueba posterior al pleito determinó que los vendajes contenían sustancias similares al yeso, pero Daniel Petrocelli, abogado de Margarito, insiste en que éstas no eran las armas duras que muchos han insinuado por ahí.

Petrocelli indicó que los ingredientes detectados en la prueba, incluyendo sulfuro y calcio, pueden ser hallados también en otras sustancias.

Los vendajes habían sido preparados por el entrenador Javier Capetillo, a quien también se le revocó la licencia y ya no trabaja con Margarito (37-6, 27 nocauts).

El primero que se percató de los vendajes fue Naazim Richardson, entrenador de Mosley, quien pidió una reinspección de los mismos, lo que desató el escándalo.

A más de un año de este incidente, El Tornado de Tijuana y su promotor Bob Arum dijeron confiar en que mucha gente verá la próxima pelea.

"La gente que realmente está en el boxeo sabe lo que está pasando, pero la prensa que se dedica a decir lo que no es, entonces empapela al resto de la prensa'', apuntó el boxeador, quien acudió a la conferencia con lentes.

Arum agregó que el siguiente combate de Margarito sería en Estados Unidos en este verano.

  Comentarios