Deportes

Carl Lewis, un atleta del Olimpo

EL CORREDOR Carl Lewis celebra tras ganar en los 100 planos el 6 de abril de 1996 en Austin, Texas.
EL CORREDOR Carl Lewis celebra tras ganar en los 100 planos el 6 de abril de 1996 en Austin, Texas. Associated Press

Los héroes del deporte se convierten en figuras míticas cuando logran con sus proezas tocar los corazones de los aficionados y ubican sus nombres en las páginas de la historia del deporte.

Carl Lewis nació el 1 de julio de 1961 en Birmingham, Alabama. Comenzó en salto de longitud y carreras de velocidad.

Su gloria es inmensa. Su trayectoria es única. Su nombre es inmortal. Ganó nueve medallas de oro y una de plata en Juegos Olímpicos, sumó ocho doradas, una de plata y otra de bronce en los Campeonatos del Mundo de Atletismo, además de ser el único atleta en conquistar cuatro títulos consecutivos en la prueba de longitud, hazaña que sólo han logrado otros dos deportistas: Al Oerter en el disco y el regatista Paul Elvstrom.

A la edad de 18 años y luego de marcar 8.07 metros en salto largo durante el campeonato nacional de Estados Unidos, Lewis dijo unas palabras que con el tiempo se convirtieron en proféticas: "Mi deseo es llegar a ser el mejor atleta olímpico de la historia'', dijo. esde entonces, muy pocos atletas se han acercado a ese anhelo como lo hizo el nativo de Birmingham.

Fue seleccionado en 1980 para el equipo norteamericano de atletismo, pero su país no participó en los juegos de Moscú en protesta por la ocupación soviética en Afganistán.

El primer campeonato mundial se celebró en 1983, en Helsinki, Finlandia. Fue el inicio del paso arrollador de Lewis, ganando los eventos de 100 metros, relevo 4x100 y salto largo.

En los Juegos Olímpicos de Los Angeles en 1984, el sensacional atleta estadounidense igualó la proeza del legendario Jesse Owens (Berlín, 1936) al sumar cuatro medallas de oro. Ganó los 100 metros con un tiempo de 9.99, los 200 metros con 19.80, el relevo 4x100 con 37.83 y el salto de longitud con un registro de 28 ¼ pulgadas.

En el segundo campeonato mundial de atletismo efectuado en Roma, Italia, Lewis repite su triunfo en 100 metros, relevo 4x100 y salto largo.

La sede de los Juegos Olímpicos de 1988 fue Seúl, Corea del Sur, donde Carl se impuso en longitud y obtuvo un polémico triunfo en 100 metros después que el atleta canadiense Ben Johnson fuera descalificado por uso de esteroides, alcanzando la medalla de plata en 200 metros, evento que ganó su compatriota Joe DelLoach, siendo eliminado en relevo 4x100 por un pase incorrecto ejecutado por uno de los integrantes de la cuarteta.

Tokio acogió el tercer campeonato mundial, en 1991. Lewis triunfó en los 100 metros donde se convirtió en el primer hombre en superar los 9.90 con un registro de 9.86, en la que es considerada la mejor carrera de la historia con seis de los ocho protagonistas bajando la barrera de los 10 segundos. Además, consiguió el oro en relevo 4x100 y plata en salto largo. El último torneo universal en el que participó fue en Stuttgart (1993) donde se llevó una presea de bronce.

Las olimpiadas de 1992 se celebraron en Barcelona. La hermosa ciudad de España fue testigo de otros dos triunfos de Lewis en longitud y relevo 4x100 metros. En salto largo venció por tres centimetros al recordista mundial Mike Powell. No compitió en los 100 metros al ser eliminado en la prueba de selección de su país.

Llegaron los Juegos Olímpicos de 1996, en Atlanta. Lewis, con 35 años de edad, no había logrado clasificar en las pruebas de velocidad y tampoco integró el relevo 4x100. Sin embargo, el 30 de julio dio el más grande salto a la inmortalidad de un atleta al ganar su cuarta corona consecutiva en longitud. Fue su novena y última medalla de oro en olimpiadas.

Lewis ha sido uno de los atletas más dominantes en el deporte y sus 65 victorias consecutivas en salto largo archivadas en un lapso de 10 años, es una de las grandes marcas del atletismo.

Lewis fue elegido el mejor atleta del siglo XX por la revista especializada Sports Illustrated y por el Comité Olímpico Internacional. Lewis también ayudó a transformar el formato de los atletas amateur de campo, a otro donde tuvieran derecho a una carrera más lucrativa.

Es cierto que las comparaciones crean controversias. Pero las mismas se convierten en temas inevitables en el maravilloso mundo de los deportes.

No es fácil escoger al atleta olímpico con mayores méritos. Suman decenas las figuras que lo merecen. Desde Michael Johnson y Michael Phelp en la rama masculina, hasta Jackie Joyner Kersee y Nadia Comaneci en las mujeres.

La trayectoria de Lewis lo ubica en un lugar cimero entre los dioses del olimpismo. A mi juicio, el estadounidense ha sido el más grande deportista en el atletismo olímpico. ¿Qué opina usted?

  Comentarios