Deportes

Abrir caminos sobre el agua

EL CUBANO Robin Prendes es una de las esperanzas olímpicas de Estados Unidos en el remo y un ejemplo de que los sueños pueden hacerse realidad si existe entrega y pasión.
EL CUBANO Robin Prendes es una de las esperanzas olímpicas de Estados Unidos en el remo y un ejemplo de que los sueños pueden hacerse realidad si existe entrega y pasión. El Nuevo Herald

La primera vez que Robin Prendes se montó en un bote de remos se sintió frustrado. El joven cubano no podía entender por qué le costaba tanto controlar un deporte que le parecía fácil. Y por ello asumió como un reto dominarlo.

Tan bien lo hizo que el muchacho nacido en Varadero, Matanzas, hace 21 años hoy se encuentra más cerca que nunca de lograr el sueño de todo atleta: asistir a una Olimpíada.

Prendes recibirá todas las oportunidades para ganarse un puesto para la competencia en Londres en el 2012, en donde espera representar a la delegación de Estados Unidos.

Prendes y su familia salieron de la isla en 1995.

"Mi papá y mi mamá querían una mejor oportunidad para mi futuro. Ganaron la lotería de visas del bombo y llegamos a la Pequeña Habana en donde teníamos algunos familiares'', recordó el joven.

En el 2001 y luego de una mudanza al West Miami, Prendes se encontró con un pequeño lago detrás de su casa. Ahí, sin saberlo, empezaría a forjar una ruta que lo ha llevado a representar a Estados Unidos en tres competencias internacionales.

"Al principio estaba frustrado, porque era bien difícil, pero eso me interesó a tratar de dominarlo. Era como manejar bicicleta'', recordó.

Pronto, su nombre empezó a sonar en el ámbito local.

"Tuve éxito a nivel local, como en los campeonatos de la ciudad'', manifestó Prendes.

Para el 2003 se encontró con su primer gran triunfo.

"Fui al campeonato nacional y terminé primero en la especialidad de singles en la categoría de 16 años. Ahí me interesé mucho más y entrené más fuerte'', señaló.

Su éxito lo reeditó un año después, pero esta vez apuntándose el título nacional en la categoría de menos de 18 años.

Para entonces ya había sido atrapado por el deporte y también por la asociación de remo de Estados Unidos.

"En el 2006 asistí a mi primera competencia internacional, y quedé en el puesto 13 de 35 en el Mundial Juvenil de Amsterdam, en Holanda. Fue un evento para aprender'', expresó el muchacho.

Ese progreso no sólo le permitió enfundarse con la camiseta de Estados Unidos, sino también le granjeó un beca completa en la prestigiosa universidad de Princenton.

"El entrenador de ahí me visitó acá en Miami y me pidió que fuera para allá. Me dieron una beca y ahora estoy estudiando el último año de Economía'', relató.

Con Princeton ha ganado dos veces el título nacional y además sobresalió de tal forma que participó en julio pasado en el Mundial Sub-23 en Bielorrusia, en donde el cuarteto de Estados Unidos concluyó en el tercer lugar.

"El peso ligero es muy competitivo y fue la primera vez como en 15 años que Estados Unidos logra una medalla en esta categoría. Casi siempre la fortaleza es en los pesos más grandes'', explicó Prendes, quien compite en las 155 libras.

Por ahora, el cubanoamericano está enfocado en concluir sus estudios universitarios el próximo mes de mayo y a partir de ahí el turno le tocará de nuevo al remo.

"Me van a dar la oportunidad de estar en el equipo. Ese es mi primer paso. Y luego espero esperamos colocarnos entre los 12 mejores en el Mundial del año que viene en Eslovenia para lograr la clasificación a los Juegos Olímpicos en la categoría de cuartetos del peso ligero'', aseveró.

Para cumplir ambos pasos se mantiene activo en el Miami Beach Rowing Club en donde rema, dependiendo del día, entre 30 y 40 kilómetros diarios.

"La idea es ir a Londres y ahí hacer algo importante para Estados Unidos. Uno siempre quiere una medalla, pero es bastante difícil. Lo único que puedo pensar por ahora es entrenar lo más que pueda'', aseveró.

  Comentarios