Deportes

Un paraíso de la pesca

Dry Tortugas es un pequeño grupo de islas descubierta por Ponce de León en 1513, cuna de Piratas en el siglo XVII y en 1824 se construye una prisión usada durante la guerra civil americana.

En 1935 adquiere el nombre de Fort Jefferson y es declarado parque nacional, rodeada de un veril constituido por una cordillera de llena se cimas y simas y a 70 millas de Cayo Hueso , recibe el meandro de la corriente del Golfo y crea un habitat extraordinario para gran variedad de especies marinas.

Allá nos fuimos un grupo de amigos en una aventura llena de todo, lluvias, viento, marejadas, nos acompañaron hasta Cayo Hueso en cuatro horas de camino, 70 millas después se disipó la tormenta y el mar nos brindó su mejor cara.

Nos detuvimos a 54' de profundidad y a 13 millas de Fort Jefferson, engó al y a la primera sardina viva, un buen serrucho dio comienzo a una pesquería donde se sumaron pargos y rabirrubias.

Recorrimos varios pesqueros y en cada uno de ellos la picada comenzaba con fuerza buenos pargos se levantaron las rabirrubias de muy buen tamaño fueron una constante. Pero la acción duraba poco el instinto de conservación no dejó comer los peces a plenitud.

Y efectivamente, sobre la media noche llegó la prueba de su actitud, una tremenda tormenta, con rayos, fuerte lluvia y marejadas, nos sacó de la pesquería y sin pánico, pero con la mayor prudencia nos fuimos a Rebeca Shoal y anclamos en 11' conservando la seguridad y la calma para todos.

Comimos, descansamos y al amanecer una mañana preciosa no enseñó la belleza de ese lugar. Un mar azul turquesa, minado de peces y un bello fondo visible a 40' de profundidad, con una tonalidad verde azul que va más allá de la imaginación.

No despedimos en un canto de veril que dio otros buenos serruchos y partimos de regreso a Miami navegando más de 320 millas en total, donde el uso de GPS fue determinante en un área completamente desolada, con las comunicaciones bastante limitadas, para no decir nulas.

Llegando a Cayo Largo la limpieza de los botes y los peces nos tomaron dos horas más de trabajo, un buen baño, comida caliente, descanso y un recuerdo extraordinario de una aventura en uno de los lugares más hermosos del Caribe, Dry Tortugas.

  Comentarios