Deportes

El campeón más joven de la historia

Este domingo se cumplen 35 años del memorable combate donde el puertorriqueño Wilfredo Benítez, a sus 17 años, derrotó al colombiano Antonio Cervantes, conocido como ‘‘Kid Pambelé'', para ganar la corona welter junior de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Benítez nació el 12 de septiembre de 1958 en Nueva York. De padres boricuas se mudó a Carolina, Puerto Rico, en plena juventud.

Inició su carrera de manera oficial a los 15 años de edad y por sus habilidades comenzó a subir los peldaños del éxito.

Conocido como "El Radar y La Biblia del Boxeo'' por sus movimientos laterales, su estilo elegante, su defensa inmaculada y su depurada técnica, venció por decisión dividida en quince asaltos al campeón welter junior "Kid Pambelé'' para convertirse en el pugilista más joven de la historia en ganar un título mundial.

Benítez subió al ring ubicado en el terreno del estadio Hiram Bithorn de San Juan, con un récord invicto en 25 peleas, mientras que Pambelé, un vete-rano de 31 años lo hizo con una marca inmaculada de 81 combates.

Fue una pelea bastante pareja, pero Benítez entrenado por su padre "Goyo'', supo realizar una batalla muy inteligente para vencer a Pambelé.

Benítez se convirtió en el séptimo púgil puertorriqueño en ganar un campeonato, después de Sixto Escóbar, Carlos Ortiz, José ‘‘Cheguí' Torres, Angel ‘‘Cholo'' Espada, Alfredo ‘‘El Salsero'' Escalera y Samuel Serrano.

Tras su histórica victoria, en la que Benítez se convirtió además en el primer boxeador latino en ganar un millón de dólares en una pelea, el boricua defendió la corona tres veces y luego la dejó vacante para subir de categoría en 1979 para retar al monarca welter del Consejo Mundial el mexicano Carlos Palomino, a quien superó por decisión unánime en quince rounds.

Después de una exitosa defensa, el boricua sufrió su primer revés por nocaut técnico en 15 asaltos frente al estadounidense Ray ‘‘Sugar'' Leonard.

En 1981, Benítez se convierte en el quinto boxeador y el primer latinoamericano en lograr coronas mundiales en tres divisiones diferentes, siendo el primero en hacerlo desde que Henry Armstrong lo lograra en la década de los cuarenta, además de ser el más joven en alcanzar dicha hazaña al noquear al boxeador de Trinidad Maurice Hope en doce asaltos para conquistar el cetro junior mediano del Consejo Mundial.

Luego de defender la corona dos veces superando a su compatriota Carlos Santos y al panameño Roberto Durán en Las Vegas, pierde el título el 3 de diciembre de 1982 ante el temible pegador estadounidense Thomas Hearns.

A partir de la derrota ante Hearns, la carrera de Benítez y su salud se fue deteriorando y no volvió a ser el mismo boxeador.

Se retiró en 1990 y vivió junto a su madre en Puerto Rico hasta su muerte que ocurrió en el 2008.

Terminó con récord de 53 victorias, ocho derrotas y un empate. La mayoría de sus reveses ocurrieron cuando estaba en el ocaso de su carrera. Fue elegido en 1996 al Salón de la Fama del Boxeo Internacional.

Treinta y cinco años después de aquella jornada histórica cuando se convirtió en el campeón más joven de la historia, Benítez sufre las secuelas de los golpes que recibió y desde una silla de ruedas es incapaz de pronunciar una palabra para explicar qué hizo con lo que era una gran fortuna.

El dinero generado por Benítez durante su ilustre carrera profesional desapareció por la mala administración. Lo gastó todo en compras de automóviles, regalos, mujeres y toda clase de lujos.

Ahora vive olvidado y con su salud deteriorada con diagnóstico de una encefalopatía traumática crónica, producto de los golpes recibidos durante su carrera.

Wilfredo, ahora con 52 años, tiene que ser asistido en su vida diaria por su hermana Ivonne Benítez en una humilde vivienda de un barrio de San Juan cercano al municipio de Carolina.

"Mi madre se preocupó de que alguien le atendiera si fallecía, por lo que le prometí que iba a estar a su lado. Ayudar a mi hermano ha cambiado mi vida'', indicó Ivonne.

Benítez recibe ayuda del municipio de Carolina y una pensión de la Legislatura del Departamento de Recreación y Deportes.

Junto a Wilfredo Gómez, Félix Trinidad y Sixto Escobar, Benítez clasifica entre los boxeadores más grandes en la historia de Puerto Rico''.

  Comentarios