Deportes

LeBron James garantiza que renacerá del fracaso ante los Spurs

SAN ANTONIO -Nadie duda de que LeBron James es el mejor y más completo basquetbolista del planeta en estos momentos, sin embargo su actuación en esta serie final contra los Spurs quedó a deber, sobre todo en la parcela ofensiva.

Tras la derrota del martes James dio la cara y entonó el “mea culpa”.

“Honestamente tengo que jugar mejor. No puedo tener una actuación como la de esta noche y esperar ganar. Tengo que tirar la bola mejor, tomar mejores decisiones”, dijo el King el martes. “Voy a revisar el video y ver cómo puedo hacerlo. No voy a culpar a nadie, sé lo que he hecho”.

Pero, ¿qué es lo que le pasa a James?

Nada en especial o tal vez un poco de todo. San Antonio lo ha defendido muy bien, no le han entrado tiros que normalmente le entran, la presión le ha llegado, las piernas le están pesando, y no siempre se puede jugar al máximo.

“Ayer por la noche algunos tiros entraron, otros no, pero yo sé, no he disparado el balón a mi ritmo. He estado a buen ritmo durante todo el año y he trabajado en él lo suficiente”, analizó James. “Mentalmente no es un problema. No puedo decir que no me entra, que mi tiro se ha ido. Sé que lo puedo hacer”.

En el entrenamiento del miércoles James se puso la camiseta de práctica a lo “Superman” y, después de hablar con los medios, se puso entrenar con una intensidad no vista con anterioridad. No había tiempo para bromas, había mucho trabajo por hacer.

“Voy a ser mejor. Voy a estar mucho mejor mañana por la noche”, declaró antes del entrenamiento. “Asumo toda la responsabilidad, como un líder, no puedo darme el lujo de jugar como lo hice. Así que me voy a poner toda la presión en mi pecho, en mis hombros para ayudar a nuestro equipo. Ese es el camino”.

Los números no mienten y los 16.3 puntos que está promediando en estos tres juegos ante los Spurs así lo atestiguan, algo que no es normal en él.

“Es así de sencillo. Tengo que hacer más, tanto ofensiva como defensivamente. Debo ser capaz de poner el balón en la canasta”, comentó después. “Esta noche he tenido algunos tiros fáciles que no me entraron”.

James suele promediar más de 25 puntos y además ayudar al equipo no solo con rebotes y asistencias sino con otras jugadas en ambos lados de la cancha. Sin embargo, el martes no estuvo a su nivel lo cual le produjo cierta frustración.

“Estuve tratando de conseguir un ritmo y pude ligrar algo al final de la tercera etapa”, señaló. “Pero no estoy inventando excusas. Tengo que ser mejor y es así de simple”.

El astro del Heat también mostró su madera de líder, cuando se le cuestionó sobre el trabajo de sus compañeros de equipo.

“No cabe duda de que es mi responsabilidad: si yo hago lo mejor, somos mejores”, dijo James. “Estoy poniendo todo sobre mis hombros. Mis compañeros de equipo están haciendo un gran trabajo”.

Nada está garantizado para ser el mejor hay que sudar más la camiseta, hay que sufrir, y en ocasiones hasta llorar.

“Soy un tipo positivo, me encanta el juego y me divierto con el juego. Tan oscura como lo fue ayer la noche, no se puede ser peor, especialmente para mí”, dijo James. “Así que yo garantizo que seró mejor mañana [jueves]”.

  Comentarios