Deportes

El Heat gana con el corazón

S AN ANTONIO - Con la sangre en el ojo llegó LeBron James al cuarto juego de la serie final en la que el Heat se jugaba la vida y salió vivo, la noche del jueves en el AT&T en San Antonio.

Se hizo bueno eso de que Miami no pierde dos juegos seguidos y con una gran actitud se impuso 109-93 a los Spurs que al final le pesaron demasiado las piernas.

Ningún juego se parece a otro y este no fue la excepción. Esta vez el Heat a base de corazón supo imponer su ritmo para igualar la serie 2-2. Miami ganó la batalla de los rebotes, de la pintura y tiró mejor con un 52.9 por ciento

LeBron James había prometido tener un mejor cuarto juego y lo cumplió, pero no estuvo solo y otros Tres Mosqueteros lo acompañaron.

James se fajó contra todos, jugó todas las posiciones y terminó con 33 puntos y 11 rebotes.

Aunque la verdadera bujía del Heat fue Dwyane Wade, quien terminó con 32 puntos. Mientras Chris Bosh hizo 20 y 13 rebotes y Ray Allen ayudaba con 14.

Por San Antonio destacaron Tim Duncan con 20 unidades, Tony Parker con 15, Kawhi Leonard con 12, Gary Neal con 13 y Danny Green con 10.

La primera mitad terminó empatada 49-49 con un cuarto para cada equipo y sendas remontadas en el marcador. El Heat siempre con más corazón que juego parecía que se escapaba, pero los fundamentos de los Spurs y su mejor puntería se lo impedían.

El primer cuarto terminó a favor de Miami 29-26 tras mucho batallar viniendo de atrás en el marcador. Porque nuevamente el Heat comenzó perdiendo por 10 puntos y se mantuvo gran parte del período persiguiendo a los Spurs, que nuevamente se apoyaron en los disparos de larga distancia y en las penetraciones de Parker, al que se le vio sin secuelas de su lesión.

A Spoelstra esta vez le salió bien la estrategia no solo poniendo a Mike Miller en el quinteto inicial, sino que obligó a Gregg Popovich a romper su rotación moviendo bien a sus hombres. Con la entrada de Norris Cole por Mario Chalmers cambió el panorama y el Heat ganó la pintura, tiró mejor y empató en los rebotes.

En el segundo ocurrió lo contrario. Miami salió más agresivo poco a poco estiró a 10 puntos la ventaja, pero los Spurs se recuperaron y fueron descontando hasta igualar el encuentro en los instantes finales apoyados en un increíble Parker.

San Antonio tiró mejor, pero el Heat, a pesar de no anotar los tres triples que lanzó, estuvo más fino desde la línea de tiros libres y en la pintura, mientras terminaban igualados en la batalla de los rebotes.

La segunda mitad fue bien disputada, pero Miami fue superior.

El tercero comenzó con un interminable intercambio de canastas. A la mitad de cuarto el Heat con tres grandes jugadas de James, Chalmers y Miller volvió a escaparse, pero fueron castigados por los árbitros y de nuevo los Spurs le dieron caza.

Si no es a las buenas entonces será a las malas pareció decir el Heat, que se mantuvo arriba, gracias a que Wade y James sumaban 46 puntos, para finalmente cerrar el tercer parcial a su favor 81-76 .

El Heat llegó con cinco puntos de ventaja al decisivo último cuarto y con mucho esfuerzo y sacrificio la fue ampliando hasta llegar a doble dígitos a la mitad del parcial. Los Spurs no podían más y Popovich sacó bandera blanca mandando a los súper suplentes a la cancha. Spoelstra mantuvo a sus estelares para que aseguraran el triunfo con que igualan la serie. .

La serie continúa el domingo en el AT&T Center con el quinto encuentro de la Final de la NBA.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios