Deportes

Promesa de la pelota cubana a prueba vital este miércoles

Cuando Dariel Alvarez salga este miércoles al terreno de pelota en Fort Lauderdale lo hará como si estuviera jugando en las Grandes Ligas delante de miles de aficionados, aunque solamente estén presentes un puñado de personas.

Esas personas, sin embargo, tendrán mucho que decidir en su futuro pues se trata de evaluadores de talento de al menos 17 conjuntos de las Mayores que verán la demostración privada de Alvarez para luego recomendar a sus franquicias si deben o no firmarlo, además de sugerir algún tipo de precio.

“Me siento muy contento por tener este día enfrente de mí’’, expresó el muchacho de 24 años. “Ciertamente, he pasado por muchas experiencias, no siempre buenas, pero al final fortalecedoras, y el hecho de que me vean los scouts significa que puedo estar cerca de cumplir mi sueño de jugar en la gran carpa’’.

Alvarez se desempeñó como inicialista y jardinero de los conjuntos de Camagüey y su mejor temporada se produjo en la Serie Nacional 50 (2010-11), cuando impuso récords de hits (125) e impulsadas (81) para equipos de la región, además de igualar el de jonrones de su franela al pegar 20, una marca que implantó Miguel Caldés y que también estaba en poder de Dary Bartolomé.

El muchacho debutó en la pelota de su tierra en el 2007 con apenas 19 años y sus números fueron progresando de campaña en campaña. Sin saberlo en ese momento, la precocidad beisbolera de la isla, que promueve constantemente a jugadores noveles a la primera categoría, hoy le sirve de mucho.

Al tener 24 años de edad y cinco temporadas en Cuba, Alvarez no está sometido a las nuevas regulaciones del convenio laboral que entró en vigencia el pasado mes de julio en las Mayores, que restringe considerablemente el espacio de maniobra para los jugadores que provienen de la mayor de las Antillas.

El pacto ratifica que todo pelotero cubano menor de 23 años y con menos de tres campañas en Series Nacionales no puede aplicar a la agencia libre en su máxima expresión y debe ser sometido a la cantidad de dinero -$2.9 millones- fijada para prospectos internacionales, lo cual elimina la época de los enormes bonos y pactos, como el logrado por Yasiel Puig, quien firmó -con 21 años- por $41 millones con los Dodgers.

“Estoy siguiendo la carrera de Puig, de Yoenis Céspedes, de Kendrys Morales, de todos mis compatriotas y no puedo estar más orgulloso de ellos’’, afirmó Alvarez. “Sólo quiero que me den la oportunidad de demostrar lo que puedo hacer en el terreno’’.

Según varios reportes, Alvarez, de 6.2 pies de estatura y 190 libras de peso, tiene un brazo por encima del promedio y bateo de contacto no exento de poder. No es en extremo veloz, pero tampoco lento.

Luego de una fuga algo peligrosa, Alvarez logró llegar por vía marítima a México en agosto del 2012 –donde se reunió con otro compatriota, Aledmis Díaz- y luego pasó a República Dominicana antes de arribar al sur de la Florida.

“Siento que lo peor quedó atrás y que comienza una nueva vida’’, apuntó el jugador. “Noto el interés de los equipos en mí y este miércoles voy a hacer mi demostración con las ganas de quien se encuentra en un partido de vida o muerte’’.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios