Deportes

Se cumplieron 139 años del primer juego de béisbol en Cuba

Vestidos de uniforme, un equipo con un puñado de hombres que llevaban el nombre de Habana en el pecho, el otro con Matanzas, entraban al terreno para celebrar el primer desafío de pelota en Cuba. Cuentan que el terreno estaba repleto de personas interesadas por conocer un juego nuevo en el que uno de los jugadores conocido como pitcher lanzaba una pelota blanca hacia un destino nombrado home donde los integrantes del equipo contrario empuñaban un pedazo de madera que se le decía bate. Ocurrió 139 años atrás, la tarde del 27 de diciembre de 1874.

Para muchos historiadores, ese fue el primer partido de béisbol efectuado en Cuba. Para otros expertos, ese juego inicial que encendió la pasión por este deporte a lo largo y ancho de la isla ocurrió al menos una década antes.

Polémica aparte, la realidad es que lo ocurrido el domingo 27 de diciembre de 1874 se convirtió en el primer partido oficial divulgado por la prensa de la época en el periódico matancero La Aurora del Yumurí donde se reflejaba un rudimentario box score que recogía los nombres de los jugadores participantes con el resultado de 51 corridas (carreras) por 9 a favor del Club Habana. Entre los jugadores se destacaron tres: Ernesto Guillot (se escribía entonces Guilló), Emilio Sabourín y Esteban Bellán.

Ernesto era el hermano mayor de Nemesio Guillot, la figura que se le atribuye ser el introductor del béisbol en Cuba. Según cuenta la historia, en 1858, a la edad de diez años, Nemesio, Ernesto y un amigo, Enrique Porto, salieron de Cuba rumbo a Mobile, estado de Alabama, Estados Unidos, para estudiar en el Alabama Springhill College.

Siete años después los tres cubanos regresaron a la isla y uno de ellos, Nemesio, traía en su maleta un bate y una pelota. Al siguiente día, los tres muchachos se reunieron para fonguear pelotas en la barriada del Vedado donde se dice que tres bolas atrapadas de aire o al primer bounce le daban al fildeador el derecho a utilizar el bate.

Desde ese momento, el juego se comenzó a popularizar poco a poco entre la juventud de la época y en 1868 se funda el Habana Baseball Club con una decena de miembros. Además de los hermanos Guillot y el amigo Porto, aparecen los nombres de Esteban Bellán, Emilio Sabourín, Leopoldo de Sola, los hermanos Francisco y Rafael Saavedra, entre otros.

A favor de aquellos historiadores que mencionan que el primer juego de pelota en Cuba se celebró antes de 1874, se debe mencionar que resulta poco confiable que no se hayan realizado partidos entre dichos jugadores en el lapso de cinco años desde la fundación del Habana Baseball Club en 1869 hasta el conocido primer partido oficial en 1874.

Es casi seguro que se realizaron juegos de pelota antes de 1874, pero al no existir evidencias escritas la fecha del 27 de diciembre de 1874 se mantiene como el punto de referencia del primer desafío de lo que con el tiempo se convirtió en el deporte nacional.

BELLAN Y SABOURIN

En aquel memorable desafío celebrado en el parque matancero Palmar de Junco sobresalieron dos figuras que se encuentran ligadas al nacimiento del béisbol cubano: Esteban Bellán y Emilio Sabourín.

Bellán tiene un lugar reservado en la historia del béisbol al ser el primer jugador latinoamericano que actuó en un equipo profesional en Estados Unidos. El joven habanero fue enviado por su familia a estudiar a Estados Unidos en 1863 al St. Johns College, ubicado en el barrio neoyorquino del Bronx, donde comenzó el contacto con este deporte. En la edición del 20 de junio de 1868 aparece en el diario New York Times un reporte donde Bellán juega el 19 de junio con la novena de su colegio, el Rose Hill.

La primera liga profesional en el mundo se inauguró en 1871, se le conoció como Asociación Nacional y el cubano ingresó en el equipo Troy Haymakers, donde actuó en tres temporadas como receptor. Y tres años después fue el cuarto bate de los habanistas, siendo el primer bateador del que se tiene noticia oficial, autor de dos jonrones en un mismo desafío.

Emilio Sabourín nació el 5 de septiembre de 1853 en la barriada del Vedado y fue uno de los muchos jóvenes cubanos que entregó su vida a la causa de la independencia. Sabourín, actuando como jardinero izquierdo, fue el máximo anotador de carreras en el juego del 27 de diciembre, con ocho. Fue fundador del Club Habana y mánager de ese equipo con el que ganó tres torneos.

Sus actividades a favor de la independencia de Cuba motivaron que fuera apresado por las autoridades españolas el 15 de diciembre de 1895 y después enviado desde el Castillo de La Cabaña, al penal del Hacho, en Ceuta, situada en la orilla africana del Estrecho de Gibraltar, donde contrajo tuberculosis por las pésimas condiciones sanitarias que allí existían, falleciendo el 5 de julio de 1897. Su compañero de presidio, Juan Gualberto Gómez, escribió sobre Sabourín: "amaba por igual a su patria, su familia y el baseball".

A las 5:35 de la tarde del 27 de diciembre de 1874 con el árbitro Juan Tregeni declarando el final del juego por oscuridad y con el saludo de despedida entre los peloteros de ambos equipos, se escribió la primera página de la historia del béisbol en Cuba.

  Comentarios