Deportes

El Heat se juega la vida ante los Spurs en San Antonio

S Para el Heat no hay mañana. Esta noche (8 p.m.) se juega la vida en San Antonio en el Juego 5 de las Finales de la NBA.

Y es que los Spurs lideran 3-1 la serie al mejor de siete, tras su contundente victoria del jueves 107-86 en el American Airlines Arena, y se encuentran a tan solo un triunfo de coronarse como campeones de la NBA.

Ninguno de los 31 equipos que han estado en la misma situación del Heat ha logrado conseguir el título, sin embargo LeBron James espera que esta sea la primera: “Estamos en una situación donde podemos hacer historia’’, dijo al terminar el Juego 4.

Si bien la remontada se torna muy difícil para el Heat, dado el buen nivel que viene mostrando el conjunto de San Antonio, nada es imposible, mucho menos para un quinteto como el de la Capital del Sol, que cuenta con todas las piezas necesarias para alzarse con el triunfo.

“Sólo tenemos que ganar un juego. Eso es todo lo que podemos pensar. No podemos pensar en forzar un Juego 7’’, declaró James el sábado en un tono seguro. “Tenemos que ganar el Juego 5 aquí, en un ambiente hostil, y sabemos que si perdemos la temporada habrá terminado’’.

El sentido de urgencia pudiera ser la mejor arma para un equipo de Miami, que pudiera beneficiarse del día adicional de descanso para recuperar a sus estrellas de sus respectivas dolencias.

James presentaba una pequeña molestia en el tobillo la cual lo mortificó durante el Juego 4, en el que Dwyande Wade se vio bastante mermado, tal vez por la fatiga.

“Estoy bien, mucho mejor de lo que he estado en mucho tiempo. El año pasado tuve mal una pierna y lo hice bien’’, indicó un Wade sumamente serio. “No jugué bien en el Juego 4, pero nada tiene que ver con mi salud. Ayer estuve en la cancha para averiguar por qué perdí tantos tiros fáciles’’.

Con dos días de reposo, y después de una derrota, el equipo de Miami ya supo imponerse como visitante el pasado domingo. Esta noche se sabrá si en verdad logró aislarse del ruido y centrarse en este juego como si fuese el último, si fue así tiene grandes posibilidades de que la serie regrese a Miami, si no esto se acaba.

“Le dije a los chicos que ni siquiera pensaran en ello, que pasaran tiempo con sus familias y que tuvieran su mente fuera de ella de esto’’, aseguró el entrenador del Heat Erik Spoelstra. “Volvimos con una mente clara, listos para ir a trabajar y sumergirnos en esta gran competición’’.

Los actuales campeones de la NBA tuvieron una sesión de video el viernes para visualizar todos los errores y el sábado en la mañana participaron en un entrenamiento en el AAA. Luego por la tarde atendieron a la prensa en San Antonio, en las instalaciones de los Spurs.

“Sólo quiero que mis compañeros sean ellos mismos, no estaría sentado aquí con la final de la NBA si no fuese por ellos y siento que también necesito hacer algo más’’, señaló King James. “Los chicos están luchando, creo que van a tener un gran partido mañana y hasta los que no han tenido ritmo, siento que lo van a tener’’.

Los Spurs esta semana brindaron una verdadera disertación de básquetbol de conjunto, que unido a una buena defensa y a una envidiable puntería contribuyeron a dar la sorpresa de la serie, al pasar dos veces consecutivas por encima del Heat en su casa.

Sin embargo para Miami no hay tiempo para las lamentaciones, sus jugadores tienen que sacar la casta de campeones y hacer borrón y cuenta nueva.

“No se puede pensar en que quedan tres partidos por delante. Para nosotros sólo se trata de mañana’’, comentó Spoelstra el sábado. “Esta competencia no ha terminado. Nuestro enfoque sólo va hacia el siguiente partido, donde tenemos que traer un mejor juego’’.

Las críticas han sido muy duras, sin tener en cuenta que ningún equipo es tan bueno cuando gana, ni tan malo cuando pierde. Aunque está contra las cuerdas y algunos lo dan por muerto, lo cierto es que todavía tienen el destino en sus manos

Pero de nada sirven las palabras si no se acompañan de hechos concretos. Si no quieren decir adiós a la corona, todos, todos, tienen que jugar por encima del nivel, con fundamentos, con agresividad, sin experimentos. Asfixiando al rival y a su vez tirando al aro repletos de confianza.

“Ninguno de nosotros hizo lo suficiente ni a la ofensiva ni a la defensiva. Para que tengamos éxito tenemos que tener un mayor esfuerzo colectivo’’, analizó D-Wade. “Siempre hay ajustes, pero tenemos que hacer un mejor trabajo y quitarles sus puntos fuertes’’.

Lo último que se pierde es la esperanza, esta noche es decisiva. De cualquier modo, como reza un viejo proverbio, “no hay quinto malo’’.

  Comentarios