Deportes

Estados Unidos busca sacarse un clavo de encima ante Ghana

Estados Unidos tienen la gran oportunidad de sacarse un clavo de encima cuando se enfrente a Ghana, el lunes en el Estadio das Dunas en Natal, en el estreno del Grupo G, llamado de la muerte.

En los dos últimos mundiales (2006 y 2010), las Estrellas Negras eliminaron a los estadounidenses y avanzaron a la ronda siguiente.

Esas derrotas, literalmente, les costaron el puesto a los entrenadores de entonces, Bruce Arena y Bob Bradley, y marcaron el inicio de la era del alemán Jurgen Klinsmann.

Lo clave de este partido es que Ghana y EEUU integran uno de los grupos de la muerte del Mundial, junto con Alemania y Portugal, y una victoria los pondrá en situación de ilusionarse con una gran sorpresa.

“No nos vemos como los equipos con menos opción en el grupo”, sentenció Klinsmann. “Es probablemente el grupo más difícil de la Copa del Mundo. Estamos impacientes por jugar el primer partido ante Ghana”.

Estados Unidos presentará un conjunto que equilibra experiencia y juventud. Cinco de sus integrantes estuvieron en los dos mundiales anteriores: DaMarcus Beasley, Clint Dempsey, Tim Howard, Jozy Altidore y Michael Bradley.

Ghana, por su parte, tiene un equipo muy fuerte como lo demostró en el cierre de su campaña de preparación con una goleada 4-0 sobre Surcorea, el 9 de junio pasado en el Sun Life Stadium, en Miami.

Los africanos tienen figuras de gran talento como Kwadwo Asamoah (Juventus), Andre Ayew (Marsella), Agyemang Badu (Udinese), Michael Essien y Sulley Muntari (AC Milan), Jordan Ayew (Sochaux), Asamoah Gyan (Al-Ayn) y Kevin-Prince Boateng (Schalke).

“Me parece un equipo muy bueno”, manifestó el mediocampista de EEUU Kyle Beckerman refiriéndose a la actuación de las Estrellas Negras en Miami. “Son fuertes, rápidos y técnicamente dotados. Así que tendremos que hacer un gran esfuerzo”.

La lectura que puede dejar este partido es que el perdedor virtualmente quedará fuera de la Copa, porque Alemania y Portugal son dos pesos pesados de Europa, especialmente los tricampeones mundiales, porque a los lusos ya los eliminó Estados Unidos en una memorable actuación en Corea del Sur-Japón en el 2002.

Klinsmann tiene muy clara la situación y con frecuencia baja los decibeles sobre las expectativas que se crean en torno al escuadrón de las barras y las estrellas. De paso le quita presión a sus jugadores y así mismo.

El estratega alemán se quedó en Miami, mientras su selección viajaba a Brasil, con el único propósito de ver en acción a sus próximos rivales y sacar el máximo de información posible de Ghana.

“Sabemos que Ghana tiene un equipo muy físico con muchos jugadores notables”, comentó por su lado el volante de EEUU Jermaine Jones. “Todos estamos listos y ansiamos la llegada del momento en que se inice la batalla”.

  Comentarios