Deportes

Messi pone la magia y Argentina vence a Bosnia

Qué jugada tan bonita. Era el Lionel Messi que todos queríamos ver. Era el Messi que había despertado enormes expectativas, que había salido a toda página en las portadas de los diarios deportivos dominicales brasileños, justamente los jurados enemigos futbolísticos de los argentinos.

Gracias al genio, Argentina venció 2-1 a una incómoda Bosnia y Herzegovina en el estreno de ambos por el Grupo F del Mundial Brasil 2014.

Un autogol de Sead Kolasinac (3’) y Messi (65’) por Argentina, y el descuento de Bosnia a cargo de Vedad Ibisevic (86’) sellaron la pizarra.

Luego de la obra maestra de Messi, miles de gargantas argentinas que tiñeron de albiceleste las tribunas del grandioso Maracaná empezaron a cantarle a Messi, solo a él, en un tributo a su genio que no había aparecido hasta ese minuto 65 por su golazo que deleitó a los 74,738 aficionados que colmaron la tribunas.

Messi recibió una pelota en el medio del campo, combinó con un compañero y cuando recibió la devolución miró al arquero dio unos pasos y colocó la bola como con un píncel, muy lejos del alcance de Asmir Begovic.

La estrella del Barcelona fue designado el Mejor Jugador del partido.

“Messi es el mejor jugador del Mundo”, sentenció el entrenador argentino Alejandro Sabella. “Es también uno de los mejores en la historia del fútbol, más allá de lo que ocurra en este Mundial”.

Argentina se había puesto temprano arriba con un autogol de Kolasinac apenas a los 3 minutos de juego y eso le ayudó a tener confianza y controlar el partido.

Messi ejecutó un tiro libre desde la izquierda, Marcos Rojo la empujó para el segundo palo y Kolasinac, no pudo ajustarse a tiempo y envió la bola al fondo de su propia portería.

Comenzar con un gol tempranero es una fortuna en el Mundial, donde hay tanta responsabilidad y la clave es ganar confianza.

Pese a ello, nada fácil le resultó a la albiceleste un equipo bosnio que se defendió con 10 hombres y cuando tuvo oportunidad atacó con todo.

Bastará decir que el arquero Sergio Romero salvó su valla en dos claras oportunidad de gol. La primera con una lanzada arriesgadísima luego que Izet Hajrovic hiciera una notable corrida desde el medio del campo y metiera el cuero para Miralem Pjanic, pero se les adelantó el arquero argentino. Y después, un tiro de esquina de Pjanic y Senad Lulic conectó un cabezazo envenenado que Romero desvió al corner.

Como Messi estaba muy controlado, creció la figura de Angel di María que con sus corridas trató de romper la doble muralla defensiva que propusieron los bosnios.

Argentina nunca encontró su juego, no pudo aumentar el marcador sino hasta el minuto 65’ y los bosnios siempre estuvieron metidos en el partido, luchando sin desmayo con la esperanza de que un error de la albiceleste, así como el que habían cometido ellos, les daría la gloria de un empate o un triunfo y mantenerse con vida en la lucha por clasificar en el Grupo F.

Los esfuerzos que hacían los bosnios por igualar la cuenta dejaron algunos espacios libres atrás y eso permitió algunas espectaculares corridas de Messi, que era lo que el público quería ver. Hasta que llegó su golazo y otros momentos que hicieron delirar a los aficionados.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios