Deportes

Otra vez Leo Messi

Cuando Argentina más lo necesitaba apareció Lionel Messi con un inspiración para darle el triunfo 1-0 sobre Irán y la clasificación por el Grupo F a la segunda ronda, el sábado en el estadio Minerao.

Si bien es cierto que Messi fue designado como Mejor Jugador, el partido tomó un giro inesperado que convirtió al arquero Sergio Romero en la gran figura de la cancha y en el salvador providencial de la albiceleste al resolver cuatro llegadas netas de gol de los persas, que tranquilamente pudieron haberse llevado la victoria.

“Nos costó mucho, ellos se encerraron atrás y el calor también nos afectó”, comentó Messi. “Conseguimos la clasificación y sentí felicidad cuando anoté el gol, sentí los gritos de la gente”.

El entrenador de Argentino Alejandro Sabella había respondido al clamor de Messi que pedía un equipo más ofensivo y puso a Gonzalo Hiaguín, para un potente ataque -sobre el papel- junto con Sergio Agüero y Angel de María.

A la hora de la verdad, el sistema no funcionó.

En el primer tiempo, Irán estuvo muy cuateloso y en el segundo le perdió el respeto a su rival. En el primer tiempo, Argentina tuvo el control de la pelota e intentó abrir la zaga rival, pero en el segundo, fue un equipo sin ideas, con una defensa de terror y los iraníes se dieron cuenta que el león no era tan fiero como lo pintaban.

“El juego se hizo muy dificil. Irán hizo un gran partido, aprovechaba los contragolpes, tuvieron sus chances para ponerse el 1-0. Nosotros también tuvimos algunos. Irán nos regalaba la pelota”, comentó Sabella. “Messi estuvo muy marcado. Luchó todo el partido con perseverancia, paciencia y actitud. Tuvo tres opciones de gol y una que definió magistralmente. Nunca bajó los brazos”.

El portugués Carlos Queiroz, entrenador de Irán, dijo que las dos personalidades del partido fueron Messi y el árbitro serbio Milorad Mazic.

“Messi estuvo fantástico, pero el árbitro no. No lo entiendo, tiene que haber visto que había penal. Estaba a cinco metros, no hay manera de que no haya visto eso”, comentó Queiroz. “El árbitro no ha hecho lo que tenía que hacer. Fue un penal claro. En un partido así, y más para Irán, ese tipo de detalles pueden marcar la diferencia. Estoy orgulloso de mis jugadores”.

La jugada se produjo a los 57’ cuando Askhan Dejagah se internó en el área por la izquierda y Pablo Zabaleta se lanzó con todo para despejar el balón y también cayó el iraní.

Sabella discrepó con su colega.

“No fue penal y luego del partido le pregunté a Zavaleta y me dijo que solo había tocado la pelota”, afirmó el DT albiceleste. “Desde donde yo estaba solo vi que Zavaleta había tocado la pelota y no al jugador”.

Realmente la jugada no fue tan clara como para cobrar un penal y decidir un partido. Irán creó otras muy buenas oportunidades y no las pudo concretar gracias a la notable reacción del arquero Romero, quien salvó su portería en los momentos más apremiantes.

Con un gol en ventaja le hubiese sido muy difícil a Argentina remontar el marcador, porque los persas estaban muy bien organizados y en realidad como conjunto jugaron mucho mejor que una escuadra repleta de indidualidades famosas.

lfsanchez@elnuevoherald.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios