Deportes

Los Mets pintan de blanco a los Marlins

Cuando se sufre una derrota y se pierde a un jugador por lesión eso puede ser la definición de un mal momento.

Los Marlins cayeron 4-0 ante los Mets de Nueva York y esperan malas noticias referentes a Rafael Furcal lo cual dejó al entorno de los peces en un medio de una tarde gris que ni el grupo Boyz II Men pudo mejorar.

Los peces soñaron para este 2014 con una combinación estelar alrededor de la segunda base con Adeiny Hechavarría y Furcal, pero esta imagen no ha tenido muchas posibilidades de convertirse en realidad.

El cubano Hechavarría, quien ha sido uno de los peloteros más durables del club, no pudo jugar en el partido del sábado debido a molestias en el codo derecho y el dominicano Furcal apenas pudo actuar en tres entradas luego de sufrir un calambre en el tendón de la corva izquierda.

“Estamos esperando los resultados de un examen de resonancia magnética, pero no se ve bien [al dominicano]’’, indicó Redmond, quien dejó entrever la posibilidad de una pérdida considerable de días. “Estoy seguro de que tendremos que hacer algún movimiento en el roster’’.

Poco antes del comienzo del partido, Redmond reveló que Hechavarría ha padecido de molestias en el codo desde comienzos de la temporada pasada, pero que nunca pareció un problema grave.

“Hech viene sufriendo ese problema desde la campaña anterior’’, afirmó el dirigente. “El recibe tratamiento diario para eso. A veces le da más dolor que otras’’.

La salida del torpedero se produce en un mal momento, pues conecta para .272 en un equipo que en los últimos desafíos ha dejado mucho que desear a la ofensiva y que en el mes de junio batea para un anémico promedio de .235.

En total, ambos jugadores han estado juntos poco más de una semana en lo que va de temporada, luego de que el segunda base quisqueyano fuera activado de la lista de inhabilitados el 12 de junio.

Con dos lechadas en tres días, los Marlins no pudieron hacer mucho ante los pitcheos de Jacob de Grom, quien sumó su primer triunfo en las Mayores y volvió a colocar a los locales en una marca de .500 (37-37).

Tom Koehler no lo hizo nada mal y retiró a los primeros 11 bateadores que enfrentó hasta que en el cuarto le hicieron una y otra en el sexto, pero se fue con cuatro hits admitidos en siete capítulos.

“Hice mi mayor esfuerzo por mantener al equipo en la pelea, aunque tuve mis errores’’, dijo Koehler. “Todos los equipos pasan por malos momentos y nosotros sabremos salir de este’’.

Hace falta porque Koehler lanzó para ganar, pero la ofensiva de los Marlins por estos días no levanta mucha esperanza y devora hasta a sus propios pitchers.

  Comentarios