Deportes

A punto de comenzar el verano más caliente de los boxeadores cubanos

Unos le llaman caliente, otros decisivo, pero la mayoría de los expertos y aficionados coinciden en que este verano podría dejar una huella importante y duradera en el boxeo cubano de los últimos tiempos.

Aunque ya se han producido triunfos preliminares como los de Yudel Johnson y Sullivan Barrera, los mejores exponentes de la actual generación antillana entrarán acción a partir de este fin de semana, ocupando gran parte de la atención en los cuadriláteros.

“No recuerdo algo así en los últimos tiempos y quizá nunca antes tantos cubanos pelearon tan seguido y en escenarios de tanto relieve’’, expresó Willie Suárez, quien es el director de imagen de varios guerreros de la isla. “Creo que de la actuación de los de ahora depende mucho lo que suceda con los que vienen atrás’’.

El primero de todos es Yuriorkis Gamboa (23-0, 16 KO) quien retará por la corona de las 135 libras a Terence Crawford (23-0, 16 KO) el 28 de junio en Omaha, mientras que el 3 de julio Hairon “El Majá’’ Socarrás (11-0-1, 8 KO) subirá a un ring en Virginia junto a su compañero de escuadra, el joven Neslán Machado (5-0, 4 KO).

Unos días más tarde, el 10 de julio en Miami, Rancés Barthelemy (19-0, 12 KO) estaría saciando su sed de venganza ante el dominicano Argenis Méndez (21-2-1, 11 KO) para recuperar el título mundial de las 130 libras que acarició por varios días y le fue devuelto a su rival por un tecnicismo.

En esa misma velada con sede en la Arena American Airlines, pelearían otros cubanos como Yuniesky González (14-0, 10 KO) y Humberto Savigne (12-1, 9 KO).

Para los cubanos el plato fuerte vendría el 12 de julio, cuando en el MGM Grand de Las Vegas Erislandy Lara (19-1-2, 12 KO) enfrente a Saúl “El Canelo’’ Alvarez (43-1-1, 31 KO) en un choque que será transmitido por el sistema de Pago Por Ver y que pudiera ser histórico en los anales del boxeo cubano.

El verano de los cubanos cerrará con el regreso de Guillermo Rigondeaux (13-0, 8 KO) para defender en Macao, China, sus títulos de las 122 libras ante el tailandés Sod Kokietgym (63-2-1, 28 KO) en lo que será su última presentación bajo la bandera de Top Rank.

“Francamente es un momento decisivo para los boxeadores cubanos en Estados Unidos’’, afirmó el historiador del deporte, Enrique Encinosa. “Es preciso que todos hagan sus mejores esfuerzos y despejen dudas. ¿Cómo está Gamboa después de tanta inactividad? ¿Qué tipo de Rigondeaux veremos? El público quiere saber muchas cosas’’.

Para la mayoría de los expertos, sin embargo, no solos los boxeadores están bajo la lupa, sino también los aficionados cubanos que les siguen, pues muchas de las excusas de los promotores giran alrededor del escaso apoyo –y bajos niveles de teleaudiencia- que reciben los púgiles isleños.

“A los aficionados les decimos que este es el mejor momento para mostrar que ese apoyo de palabras tiene un respaldo real’’, agregó Suárez, quien ya se encuentra en Omaha. “En el caso de Gamboa veamos la pelea de manera masiva, ya que venir hasta acá es difícil. En el caso de Lara, compren el PPV y en el de Barthelemy, pues no hay excusa para no llenar la AAA. Un cubano en el ring sin compatriotas en las gradas se siente solo. No lo permitamos’’.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios