Deportes

EEUU busca ganarle a Alemania y pasar a octavos de final

El entrenador de Estados Unidos Jurge Klinsmann dejó bien en claro que el objetivo del equipo de las barras y las estrellas es avanzar a la segunda ronda, en el choque contra Alemania, el jueves en el Arena Pernanbuco en Recife.

“Somos capaces de vencer a Alemania”, afirmó Klinsmann el miércoles. “Esta Copa está llena de sorpresas y queremos también ser una de esas sorpresas. Queremos sacar un punto a tres puntos”.

Klinsmann aseguró que el equipo tienen mucha confianza para este partido.

“Hicimos nuestro trabajo en casa y ahora el mayor desafío es Alemania”, aseguró el técnico. “Jugaremos con determinación, concentrados, agresivos y daremos una gran batalla”.

Alemania y Estados Unidos comandan el Grupo G con cuatro puntos cada uno, pero los germanos tienen mejor diferencia de goles. Portugal de Cristiano Ronaldo y Ghana tienen un punto cada uno y se enfrentarán también el jueves por un milagro.

El presidente de Ghana John Dramani Mahama personalmente dispuso la partida de un vuelo charter a Brasil con $3 millones para pagar deudas a los jugadores, quienes habían amenazado con boicotear el partido con Portugal si no les cancelaban lo prometido.

Por lo tanto, los jugadores estadounidenses deberán estar muy alertas con el resultado del otro encuentro que será el de la desesperación.

Estados Unidos siente el apoyo de toda una nación y quiere retribuir ese respaldo con un resultado positivo en el difícil choque contra Alemania.

Los jugadores están enterados que la transmisión del partido contra Portugal alcanzó récords absolutos en todo el país, con más de 18 millones de espectadores en ESPN y seis en Univisión, superiores a la Final de la NBA entre el Heat de Miami y los Spurs de San Antonio y al promedio en la Serie Mundial.

“Este es un gran momento para el fútbol en Estados Unidos”, afirmó Klinsmann. “Está creciendo tremendamente y eso es bueno para todos”.

Klinsmann confesó que su familia se encuentra dividida en torno al encuentro del jueves. Unos alentarán a EEUU y otros a Alemania. Reiteró que es muy cercano al entrenador de Alemania Joachim Low, quien fue su asistente durante dos años en la Mannschaft que se ubicó en tercer lugar en el Mundial del 2006.

“Soy muy amigo de Joachim, pero en esta Copa cada uno hará su mejor trabajo”, dijo Klinsmann. “En tres semanas nos visitaremos. Le tengo gran admiración, hace un gran trabajo y es muy divertido ver jugar a Alemania. Es un equipo muy fuerte”.

Varios integrantes del Team America tienen raíces alemanas. Jermaine Jones, John Brooks, Fabian Johnson, Timmy Chandler y Julian Green son hijos de oficiales que trabajan en bases alemanas y mujeres de dicho país.

“Tenemos un gran orgullo por jugar con el equipo estadounidense”, comentó Fabian Johnson, quien milita con el TSG Hoffenheim alemán. “Saldremos con mucho entusiasmo al partido del jueves”.

Por su parte, Kyle Beckerman descartó que el hecho de que ambos equipos tengan lazos estrechos y que les baste un empate para clasificar determinará que el choque en Recife sea un amistoso.

“No está en nuestra naturaleza y ya lo hemos demostrado muchas veces”, afirmó Beckerman. “Nuestra mente está en el juego más importante de nuestras vidas. La fatiga se ha borrado de nuestras piernas”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios