Deportes

Estrellas del béisbol encaran duras demandas

Los próximos noviembres pueden ser meses conflictivos para Aroldis Chapman y Yasiel Puig, dos de los mejores peloteros de Grandes Ligas que enfrentan demandas que no solo dañarían sus bolsillos sino sus reputaciones.

El supersónico taponero de los Rojos de Cincinnati irá a juicio el 17 de noviembre de este año, enfrentando una demanda de $18 millones, mientras que el jardinero de los Dodgers se estaría presentando delante de un juez el 16 de noviembre pero del 2015.

“Ha llegado el momento en que ningún chivato [soplón del gobierno cubano] podrá actuar impunemente’’, expresó el abogado Avelino González, quien ha presentado ambas demandas ante una corte federal de Miami-Dade. “Nuestro sistema legal nos permite luchar porque las injusticias cometidas por ambos contra nuestros clientes no queden en el olvido”.

Si bien el juicio contra Chapman no tiene marcha atrás, todavía los propulsores de la demanda contra Puig pudieran enfrentar intentos por impedir que se llegue a producir, aunque este martes una jueza de Miami-Dade, Kathleen Williams, inhabilitó una moción para desechar el caso.

Esencialmente, la jueza determinó que la evidencia presentada contra Puig era suficiente –más allá del nivel especulativo– para satisfacer la demanda de la corte, a pesar de que aclaró que en el juicio el nivel de exigencia de pruebas para el equipo de abogados encabezados por González sería superior.

“Nosotros vamos a demostrar no solo el sufrimiento de nuestros clientes en las prisiones cubanas, sino el nivel de complicidad de Chapman y Puig, quienes se dejaron comprometer o ellos mismos buscaron el compromiso con el gobierno de ese país para sus beneficios”.

Las demandas contra Chapman y Puig se asientan en la Ley de Reclamación de Agravio contra Extranjeros, que abre una ventana para encausar a personas involucradas en acciones contra ciudadanos extranjeros fuera del territorio de Estados Unidos.

El recurso legal contra el lanzador centra en él y su padre, José Alberto Chapman Bennett, a quienes se les señala como responsables por el arresto, condena y tortura de Danilo Curbelo García y Carlos Rafael Mena Perdomo, este último de nacionalidad dominicana.

Tras pasar cinco años y 10 meses en las cárceles cubanas, Curbelo arribó a Estados Unidos vía Ecuador. Mena fue liberado con licencia extrapenal para viajar a su país luego de perder varios dedos de un pie y la visión debido a complicaciones de diabetes.

Por su parte, la demanda contra Puig y su madre Maritza Valdés González, gira en torno a los daños causados a Miguel Angel Corbacho Daudinot, quien purga una condena de siete años, a consecuencia de las supuestas declaraciones del jardinero en un juicio contra el tráfico ilegal de personas.

Durante una reciente visita de los Dodgers al parque de los Marlins, Puig declaró no sentirse preocupado por el panorama legal y su abogado, Sean Santini, comentó a la prensa reunida en la corte que “ahora buscaremos la oportunidad de probar nuestro caso” en la corte.

Sin embargo, González estima que el hecho del juicio de Chapman y la gran posibilidad del de Puig son triunfos innegables, pues la mayoría de estos casos no sobreviven las mociones para desecharlos en estas instancias.

Según ambos recursos, Chapman y Puig testificaron en juicios contra los demandantes, el primero contra Curbelo y Mena en enero y junio del 2009, respectivamente; y el segundo contra Corbacho en octubre del 2010.

Los dos peloteros venían de ser sorprendidos en intentos de salida ilegal y, de acuerdo con las demandas, se sirvieron de su colaboración con las autoridades de la isla para incriminar a otros individuos y buscar la reinserción en el sistema deportivo.

Curbelo y Corbacho son residentes en la Florida y se encontraban de visita familiar en la isla al momento de sus arrestos.

  Comentarios