Deportes

Tanaka y Abreu encabezan los novatos en la Liga Americana

Al cumplirse la primera mitad de temporada un grupo de novatos impactan con sus respectivos equipos de la Liga Americana. Pero dos de ellos sobresalen: el lanzador japonés de los Yankees de Nueva York, Masahiro Tanaka, y el inicialista cubano de los Medias Blancas de Chicago, José Abreu.

Si la temporada terminara hoy, es posible que Tanaka ganaría dos premios: el de Novato del Año y el Cy Young. Su balance es de 11-3 (primero), con una efectividad de 2.11 (primero), 127 ponches (quinto) y un WHIP de 0.956 (segundo). De continuar este paso, podría sumar 20 victorias y ser merecedor de ambas distinciones. De lograrlo, igualaría la hazaña de otro serpentinero que alcanzó los dos premios en su primera temporada: el mexicano Fernando Valenzuela en 1981.

Tanaka posee una amplia variedad de envíos, un excelente control y una recta poderosa que mezcla con sus rompimientos. Por su actuación, debe ser el abridor del Juego de Estrellas a celebrarse el 15 de julio en el Target Field, en Minnesota.

Pero si es justo darle el premio de Novato del Año a Tanaka, sería cruel que no lo ganara Abreu. Con su swing compacto, el cubano conecta sus batazos con tremenda fuerza hacia todos los ángulos del terreno, es un neto remolcador de carreras y un jugador de impacto. Tiene oportunidad de ganar la distinción de mejor novato, pero necesita que se produzca una combinación de resultados: mantener su rendimiento en la segunda fase y que Tanaka disminuya la suya. No es fácil, pero sí es posible.

Los números de Abreu hablan. El antillano suma 25 jonrones para liderar hasta el sábado con los dominicanos Edwin Encarnación y Nelson Cruz, acumula 63 carreras impulsadas (cuarto), con un slugging de .633 (primero), un OPS de .962 tercero), suma 42 extrabases (tercero), un total de bases de 167 (quinto), un embasamiento de .330 y promedio de .280. Si Abreu sigue con el mismo paso ofensivo, puede terminar con más de 110 carreras impulsadas, por encima de los 40 jonrones, con un slugging superior a los .590 y un OPS por arriba de .960.

Con sus dos jonrones del viernes, Abreu se convirtio en el primer bateador de la historia en conectar 25 jonrones en sus primeros 66 partidos en Grandes Ligas, Su frecuencia de jonrones por veces al bate es de uno por cada 10.6 (primero en ambos circuitos) y su frecuencia de impulsadas por veces al bate es de una cada 4.19 (primero).

Nadie lo puede predecir y es posible que no ocurra, pero tampoco es imposible que suceda. El paso del cienfueguero pone en peligro el récord de 49 jonrones para un jugador de primer año, en poder de Mark McGwire desde 1987.

Ningún jugador con estos números ha perdido el galardón de Novato del Año. Si las estadísticas de Tanaka son para el Cy Young, las del antillano también son las de un ganador del Jugador Más Valioso.

Considero que esta batalla entre Abreu y Tanaka abre una brecha para analizar una mejor forma para elegir al mejor novato. Se debería entregar en ambos circuitos un premio al mejor jugador novato de posición y otro al mejor lanzador.

De la misma forma que hay un premio Cy Young y uno de Jugador Más Valioso, debe existir un galardón para el mejor pitcher novato y otro para el más destacado novato de posición. De esta forma, se evita que ocurra lo que nadie desea: dos jugadores con números impresionantes y uno queda anulado.

Antes de ser enviado a la lista de inhabiltados por 15 días, Abreu lideraba en jonrones, impulsadas, slugging, OPS, extrabases y total de bases. Perdió el liderazgo por dicha ausencia, pero en su regreso ha seguido repartiendo batazos y en estos momentos esta igualado en jonrones con Cruz y Encarnación, lidera en slugging y está muy cerca de quienes lideran en impulsadas, total de bases y extrabases.

  Comentarios