Deportes

Brasil sufre y Colombia revela a un jugador sensacional, James Rodríguez

La jornada del sábado en la Copa del Mundo fue excepcional en todos los sentidos.

Por un lado, el equipo de Brasil, el anfitrión, a cuya más mínima mención retumban las calles de este enorme país, se las vio de frente con un conjunto hecho con la mismísima madera de los campeones, la sorprendente selección chilena, que se le enfrentó de igual a igual hasta el último penal, y que produjo una angustia nacional tan densa que se podía cortar con un cuchillo en los minutos finales de un encuentro que quizás haya sido el más intenso de todo lo que va de la Copa.

Un rato más tarde fue la selección de Colombia la que se metió en la historia del fútbol al conquistar en un partidazo su primer pase a cuartos de final en la historia, llevada de la mano de un joven de apenas 22 años, James Rodríguez, quien anotó dos golazos para doblegar 2-0 a los bravos uruguayos en el templo sagrado del estadio Maracaná.

En esa instancia, Colombia se las verá el próximo 4 de julio con Brasil, que puso en agonía a 200 millones de sus compatriotas al vencer 3-2 en definición por penales a Chile, luego de una batalla de 120 minutos que había terminado empatada 1-1, en el estadio Minerao de Belo Horizonte.

James conquistó los dos goles en momentos cruciales del partido, a los 28 y 50 minutos, y desequilibró a un Uruguay que llegó herido al encuentro después de que la FIFA expulsara del Mundial con una severísima sanción a su astro principal, Luis Suárez, por haber mordido a un rival en la cancha.

“Creo que James es el mejor jugador del Mundial hasta este momento”, aseguró el estratega de Uruguay Oscar Tábarez. “Tiene el talento de los Maradona y los Messi. Lo tuvimos controlado, pero pese a ello se hizo sentir”.

El primer gol de James fue un poema. Controló el balón con el pecho y sacó un zurdazo que hizo estéril el esfuerzo del golero celeste Fernando Muslera. Ese tanto le permitió a los cafeteros manejar el partido.

Gracias a sus dos goles del sábado, James se situó al tope en la tabla de cañoneros del Mundial de Brasil 2014 por encima de figuras de la talla del brasileño Neymar, el argentino Lionel Messi y el alemán Thomas Mueller.

“Estoy feliz porque estamos haciendo historia”, afirmó James, quien lleva ese nombre en la parte de atrás de su camiseta y no su apellido. “Tenemos un sueño grande. Podemos llegar lejos. Queremos hacer más. Colombia es un equipo que quiere ganar mucho”.

En cinco participaciones mundialistas, Colombia llegó dos veces a octavos de final, pero esta es la primera que avanza a cuartos de final.

Pese a que el equipo cafetero tiene jugadores en gran nivel, como Juan Cuadrado, Jackson Martínez y el arquero David Ospina, quien el sábado atajó de todo, James es el encargado de manejar los hilos.

“James ha sido fundamental en la campaña de la selección, aparece siempre”, manifestó el argentino José Pekerman, entrenador de Colombia. “Ha ido creciendo mucho”.

Muchos consideran que por fin Colombia tiene un heredero para su ídolo de siempre Carlos “El Pibe” Valderrama, quien desde que se retiró de la selección en 1998, Colombia no volvía a los mundiales.

Ahora James se ha puesto al equipo al hombro, y soporta la mayor responsabilidad desde que el astro colombiano Radamel Falcao sufrió una gravísima lesión de rodilla, en enero pasado, y se perdió el Mundial.

“Siempre apoyé a James porque veía en él condiciones superlativas”, agregó Pekerman. “Hace cosas que usualmente los futbolístas tardan muchos años en comprender. Estamos en presencia de un jugador que tiene todos los atributos para brillar al más alto nivel. Juega, hace jugar e interpreta lo que yo necesito que se haga. Jamás tuve dudas de que éste iba a ser su Mundial”.

Colombia jugó con mucho orden y supo defenderse cuando Uruguay se fue con todo en busca de acortar la diferencia en el marcador. En esos momentos apareció la figura de Ospina, quien conjuró el peligro creado por los charrúas.

Debido que supo resistir hasta el final, Colombia se ganó el derecho de jugar con el anfitrión del Mundial.

“No hay ninguna presión para enfrentar a Brasil”, aseguró James. “Tenemos que estar atentos porque ellos tienen buenos jugadores, pero ellos también deben estar pendientes porque somos un buen equipo y podemos generar peligro. Será un lindo partido”.

Realmente Colombia encontrará a Brasil en el mejor momento para ganarle, porque los dueños de casa avanzaron a octavos de final gracias a que su arquero Julio César salvó a Brasil al atajar dos tiros en la dramática definición por penales.

“Lloro de felicidad y porque Brasil está de fiesta”, comentó Julio César, quien juega en la MLS.

Gracias a las atajadas de Julio César y al quinto penal anotada por Neymar, Brasil pudo avanzar cuando el chileno Gonzalo Jara estrelló su disparo en el palo en su turno.

Así respiraron 200 millones de brasileños, quienes sufrieron durante más de 120 minutos de alta tensión y que al final dieron rienda suelta a su alegría.

  Comentarios