Deportes

Good bye, Brasil: La selección de EEUU se despide del Mundial

El extraordinario esfuerzo de Estados Unidos, todo el corazón y el sudor puestos sobre la cancha por sus jugadores, no fue suficiente, y el escuadrón de las barras y las estrellas cayó 2-1 contra Bélgica en tiempo suplementario, el martes en Salvador en octavos de final.

Es la despedida de la Copa Mundial del conjunto que llegó con un ímpetu enorme como el Equipo de Todos, y que fue seguido paso a paso por millones de fanáticos estadounidenses, que el martes colmaron estadios y grandes plazas en Texas, en Chicago, Seattle y en otras partes del país, como para reafirmar que el fútbol no es más un entretenimiento de hispanos, sino que crece como afición masiva dentro de Estados Unidos.

Estados Unidos estuvo muy cerca de avanzar a la siguiente ronda. Tal vez si se hubiera atrevido antes, si hubiese atacado a los Diablos Rojos desde el inicio como lo hizo al final, otra pudo haber sido la suerte. De todos modos, sus jugadores demostraron que a la hora de regar la cancha con el sudor, nadie escatima esfuerzos. Por eso es el equipo de todos y por ello se gana el corazón de la gente.

Hasta el último instante, los estadounidense arrinconaron a los Diablos Rojos en busca de una gran hazaña que empezó a verse como posibilidad cuando Julian Green descontó el marcador con un golazo a los 107 minutos. Bélgica se había puesto adelante con anotaciones de Kevin de Bruyne a los 93’ y Romelu Lukaku aumentó a los 105’. En los 90 minutos reglamentarios ambos seleccionados habían quedado 0-0.

El próximo 5 de julio Bélgica se enfrentará en cuartos de final a Argentina, que venció 1-0 también en suplementario a Suiza, con un gol de Angel di María tras una genialidad de Lionel Messi.

El entrenador Jurgen Klinsmann afirmó que el fútbol en Estados Unidos continuará creciendo y que tiene un brillante porvenir. Además aseguró que seguirá al frente del equipo hasta el Mundial de Rusia 2018.

Los Diablos Rojos dominaron la mayor parte del encuentro y Estados Unidos pudo mantenerse metido en la lucha gracias a la portentosa actuación del arquero Tim Howard, quien realizó 16 salvadas netas de gol, que de acuerdo a las estadísticas es la mayor cantidad realizada por un arquero en un Mundial desde Inglaterra 1966.

“Fue asombroso lo que hizo Tim, nos dio respiro”, dijo Klinsmann sobre la actuación de su arquero. “El es la espalda del equipo. Estos partidos se deciden por pequeños detalles. Tim nos dio la oportunidad de jugar 120 minutos”

Howard había advertido sobre la peligrosidad de Bélgica, que tiene 12 de sus mundialistas en el fútbol de Inglaterra, y dos de ellos sus compañeros en el Everton, Lukaku, autor de uno de los goles belgas, y Kevin Mirallas.

“Tenemos que sentirnos orgullosos por esta actuación porque el nuestro es un equipo con muchos jugadores jóvenes”, manifestó Howard. “Enfrentamos a grandes rivales y luchamos de igual a igual. Estoy seguro que volveremos al próximo Mundial”.

Desde Italia 1990, el conjunto de las barras y las estrellas no falla a un Mundial, y en tres de los cuatro anteriores superó la primera ronda, los últimos dos de manera consecutiva.

En Brasil 2014, integró el Grupo de la Muerte, junto con Alemania, Portugal y Ghana y avanzó pese a que nadie le daba muchas posibilidades y todo el favoritismo estaba con los germanos y la escuadra de Cristiano Ronaldo.

Aún así, el equipo de Klinsmann se abrió un espacio entre las mejores 16 selecciones del mundo a base de coraje, calidad y esfuerzo.

Esos atributos los mostró contra la potente Bélgica, el martes en Salvador, y puso en evidencia que tiene las armas para combatir de igual a igual contra cualquiera. Eso quedó claro luego del primer gol del encuentro anotado por De Bruyne, el gol que desencadenó la rebeldía de Estados Unidos.

Minutos antes, Chris Wondolowski pudo haber liquidado el partido en los 90 minutos reglamentarios. Estando solo frente al arquero Thibaut Courtois, tiró fuera.

Al principio, si embargo, Estados Unidos respetó mucho a Bélgica, a la fama de algunos nombres como Vincent Company, Eden Hazard y Courtois.

“La actitud mental de nuestros jugadores es algo que debemos trabajar en el futuro, porque esperamos mucho para hacer nuestro juego”, explicó Klinsmann. “Le tuvimos mucho respeto a Bélgica, no jugamos a nuestra manera. No debimos retroceder tanto. Y esas son las cosas que hacen la diferencia con los grandes equipos que salen a imponer su juego siempre”.

Marc Wilmots, entrenador de los Diablos Rojos, destacó la resistencia que le opuso el Team America.

“Por el bien de mi corazón no me den partidos así. Fue un fantástico, merecimos la victoria”, comentó Wilmots. “Quiero felicitar a Klinsmann por su equipo. Pero ahora debo olvidar el partido y pensar en Argentina. Tenemos poco tiempo para prepararnos, apenas cuatro días”.

Wilmots se refirió a las conversaciones que sostuvo con Klinsmann durante el partido.

“Somos amigos y nos conocemos por más de 20 años debido a nuestras trayectorias”, comentó Wilmots. “Mira cuántos chances perdidos, mira los fanáticos, le decía. Somos apasionados y me gusta hablar con personas así como Klinsmann”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios