Deportes

Tim Howard, el héroe que necesita Estados Unidos

Si algo necesitaba el fútbol para consolidarse definitivamente en Estados Unidos y no irse jamás era una actuación como la de Tim Howard, el martes último en Salvador contra Bélgica. Es decir, un héroe como el arquero nacido en Nueva Jersey.

Así es en los países donde el fútbol es entrega total, pasión, amor desde lo más hondo de las entrañas: Pelé en Brasil, Maradona en Argentina, El Pibe Valderrama en Colombia, El Nene Cubillas en Perú, Zidane en Francia y se puede seguir nombrando país por país.

El prestigioso y serio The New York Times dio riendas sueltas a su entusiasmo al darle una dimensión inesperada a lo hecho por Howard contra los Diablos Rojos: “¿Washington, Roosevelt, Lincoln... Howard? El arquero galvaniza a una nación”.

En internet, la euforia por la actuación de Howard pasó todos los límites. Alguien cambió la página del Departamento de Defensa de EEUU en Wikipedia y puso la foto del arquero de 35 años. Qué mejor defensa para el país que la que ofreció este formidable guardavallas.

Hubo una petición a la Casa Blanca para que cambie el nombre del aeropuerto nacional Ronald Reagan por el de Tim Howard.

En Tweeter, en la cuenta #ThingsTimHowardCouldSave (cosas que el arquero puede salvar) figuran el gol con la mano de Maradona, Blockbuster, la extinción de los dinosaurios, el Titanic y la mordida de Suárez.

Alguien también subió en internet la frase: “In Tim we Trust”.

En el interior del equipo había satisfacción pese a la derrota 2-1 ante Bélgica y la eliminación del Mundial.

“Tim Howard tuvo una actuación extraordinaria contra Bélgica”, calificó el presidente de la Federación Estadounidense de Fútbol, Sunil Gulati. “El país está prestando atención a lo que hacemos, y estamos construyendo algo sobre una base. Jurgen Klinsmann trabaja sobre esa base. Tenemos muy buenos jugadores nuevos, hay progreso en la cancha y esto se refleja en la gran cantidad de gente en Estados Unidos que presta atención a los partidos de su seleccionado”.

Klinsmann, por su parte, señaló que Howard fue la base desde donde Estados Unidos levantó su esperanza.

“Sabíamos que tarde o temprano tendríamos nuestros oportunidades contra Bélgica”, comentó el estratega de origen alemán. “El las posibilitó porque nos mantuvo durante mucho tiempo en el partido”.

Uno tras otro fueron llegando los ataques de los Diablos Rojos, con un volumen muy pocas veces visto en la Copa del Mundo. Howard salvó al equipo de las barras y las estrellas en 16 oportunidades, una cifra que nadie había logrado desde que la FIFA compila estas datos hace casi medio siglo, desde el Mundial de Inglaterra 1966.

“Cuando estábamos perdiendo 2-0 y cambiamos de cancha nos dijimos: ‘Tratemos y busquemos un gol’”, recordó Howard. “Si lo conseguimos les pondremos una gran presión y cuando nos pusimos 2-1, los complicamos. El sueño se quedó corto, pero tenemos un grupo increíble, y jamás olvidaremos la noche del martes”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios