Deportes

Argentina buscará ante Bélgica lo que no pudo alcanzar en 24 años

Argentina quiere acabar con la frustración y avanzar a cuartos de final en un Mundial. Para ello tendrá que superar a una difícil Bélgica, que tiene todas las herramientas para dejarla en la cuneta si no se supera, el sábado en el estadio Mane Garrincha.

Mientras Argentina logró ganar cuatro partidos gracias a la genialidad de Lionel Messi, el buen acompañamiento de Angel di María y el agotador trabajo de Javier Mascherano, los Diablos Rojos se muestran como un bloque compacto.

“Más allá de haber ganado los cuatro partidos, no jugamos todavía lo que podemos, por eso ganamos con resultados cerrados. Buscamos la mejoría”, comentó el estratega Alejandro Sabella en el entrenamiento del viernes. “Es un Mundial muy difícil, con muchas sorpresas y el fútbol está cada vez más parejo”.

El mismo Sabella había advertido con anterioridad que cuando vinieran las siguientes etapas del Mundial vendrían también equipos de mayor nivel y podrían crearles problemas. Bueno, Bélgica es uno de ellos y de seguro va a llevar al extremo a los albicelestes.

Sabella anuncia cambios en su defensa, que es una tembladera. En la práctica del viernes probó a Martín Demichelis, campeón inglés con Manchester City, por Federico Fernández, quien no ofrece la seguridad necesaria en el centro de la zaga. José Basanta ingresará por el suspendido Marcos Rojo, quien se convirtió en una de las sorpresas positivas de la defensa argentina.

Ezequiel Lavezzi jugará por la izquierda en una función en la que va y viene y por derecha estará Di María, quien justamente desde ese sector sacó un zurdazo para anotar el gol de la victoria argentina contra Suiza, en los segundos finales del choque contra Suiza.

También dijo Sabella que Sergio Agüero evoluciona bien y lo más probable es que vaya al banco de suplentes.

El técnico albiceleste sabe que la eliminación de Argentina en esta instancia sería un fracaso, porque la selección no llega más allá desde Italia 1990 con Diego Maradona.

“Claro que si no estamos entre los cuatro mejores será una frustración, pero tenemos la confianza de pasar”, manifestó Sabella. “Un resultado positivo o negativo, sin embargo, no es definitorio para un trabajo de tres años. Obviamente queremos ganar y aspirar a lo máximo. Bélgica es un muy buen equipo, una especie de generación dorada”.

Ahí están Eden Hazard, Romelu Lukaku y Divock Origi, quienes el martes último mostraron su capacidad al bombardear a Estados Unidos y sacar un valioso triunfo 2-1.

El estratega de los belgas aseguró que no habrá una marca personal para Messi.

“A Messi lo marcaremos en bloque”, dijo Marc Wilmots. “No nos vamos a defender. Bélgica va a mantener su filosofía y va a ir al ataque”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios