Deportes

Argentina quiere jugar la final en el Maracaná

Un alivio sintió toda Argentina, cuando el médico de la selección Daniel Martínez dio el domingo el parte médico de la lesión de Angel di María y la noticias son alentadoras.

“Angel tiene una lesión muscular de grado 1 en el recto anterior del cuádriceps derecho”, dijo Martínez. “Es una lesión de las más leves de las musculares, por suerte”.

Di María está descartado para el choque contra Holanda, el miércoles en Sao Paulo, pero sí podría estar si los albicelestes avanzan a la final del 13 de julio en el Maracaná.

Argentina recuperó a Sergio Agüero y podrá contar con el marcador Marcos Rojo para el choque contra la Naranja Mecánica.

El ánimo de los albicelestes se encuentra por todo lo alto después de haberse sacado la pesada mochila de no haber podido avanzar a semifinales desde Italia 1990.

“Esperamos un rival muy duro en Holanda, que tiene calidad y experiencia. Además, va a querer revancha de la final que perdió con España en el 2010”, afirmó el domingo Javier Mascherano, el mediocampista que une las líneas albicelestes. “Va a ser clave la concentración, la paciencia, la manera de plantear el partido y la ilusión de querer pasar. Hago hincapié en la ilusión porque nos tenemos que aferrar a eso. Hace mucho que la Argentina no estaba acá y la tenemos que llevar más arriba. Estas oportunidades pasan de vez en cuando y no la podemos dejar pasar. Hace 24 años que venimos jugando este partido y por suerte somos nosotros los que estamos acá”.

Los argentinos se entrenaron el domingo en su concentración en Cidade do Galo, en Belo Horizonte, y el lunes harán allí una práctica a puerta cerrada antes de viajar el martes a Sao Paulo.

El entrenador Alejandro Sabella tendrá que barajar las opciones para reemplazar a Di María. El lugar lo podría ocupar Enzo Pérez, quien ingresó por el lesionado en el triunfo 1-0 sobre Bélgica en cuartos de final, el sábado.

También Sabella podría utilizar a Maxi Rodríguez, Augusto Fernández o Ricardo Alvarez.

Por otro lado, Agüero puede ser una opción para el entrenador, pero todo depende de que se haya recuperado totalmente.

El delantero del Manchester City sufrió un problema muscular en la fase de grupos contra Nigeria y se temió que se perdería el resto de la Copa, pero se ha repuesto más rápido de lo que se esperaba.

Rojo, por su parte, ya cumplió su fecha de suspensión.

“El grupo está muy contento. Salvo lo de Angel, que es una lástima, las sensaciones son las mejores”, afirmó Mascherano. “Estar en una fase tan decisiva es una situación que vivimos con mucha ilusión. Sabemos que el miércoles tendremos una gran posibilidad y haremos lo mejor para pasar”.

El buen ambiente que vive la selección argentina se reflejó en las bromas que hizo Ezequiel Lavezzi sobre el tropezón de Sabella en el choque contra los Diablos Rojos.

Mientras, el kinesiólogo de la selección argentina Luis García trata a Di María de su desgarro en busca del milagro. Lo positivo de esta situación es que cuando el equipo está ganando, todos quieren participar en la fiesta y ese hecho se convierte en un factor clave para la rápida recuperación de los lesionados.

  Comentarios