Deportes

La FIFA saca tarjeta roja y decreta la muerte de los teléfonos fijos

En el Mundial de Brasil 2014, la FIFA decretó la muerte de los teléfonos fijos en los 12 centros de prensa y estadios donde se disputa la Copa. La razón: nadie los usa. Así, otro de los medios que antaño era esencial para la comunicación, como en su momento fueron la máquina de escribir y el telex, quedó completamente en el olvido.

El jefe de operaciones mediáticas de la FIFA Alain Leiblang dijo a el Nuevo Herald que conforme evoluciona la tecnología cambian los hábitos de los medios de comunicación.

El Mundial de Sudáfrica 2010 fue el último en el que la FIFA instaló líneas telefónicas y sus respectivos aparatos, pero según Leiblang fue un desperdicio total.

“En Sudáfrica teníamos líneas telefónicas y aparatos en todos los centros de prensa”, explicó el directivo. “Al final de la Copa del Mundo, estudiamos cuánto los habían usado, y descubrimos que muy raramente lo habían hecho... Además habíamos recibido de medios periodísticos apenas cinco pedidos para instalar teléfonos fijos”.

Con apenas cinco solicitudes entre alrededor de 10,000 reporteros que trabajaron en ese Mundial, la FIFA no se tomó el dolor de cabeza para Brasil 2014 por algo que es víctima de la indiferencia.

Ahora cada periodista que cubre el Mundial es una tecnología andante, con la última generación de aparatos de comunicación en su bolsillo o en la computadora.

José Antonio Bragayrac nació en 1986 cuando Diego Maradona llevó a Argentina a la conquista del segundo título para los albicelestes. Brasil 2014 es su primer Mundial y es enviado por la cadena EPENSA, que pública una docena de periódicos en el Perú. Para él los teléfonos fijos son tan remotos como el cine mudo, el telégrafo, el fonógrafo o la regla de cálculo.

“Una de mis principales labores en la Copa es informar en tiempo real”, afirmó Bragayrac. “A través de mi celular tengo acceso a la edición online de los periódicos para los que trabajo [ Correo, Ojo y El Bocón]. Subo mis fotos y videos. Soy un periodista web”.

Bragayrac cuenta que el martes fue a la concentración de Costa Rica, en Santos, y le hizo una entrevista al entrenador colombiano Jorge Luis Pinto, quien en 1997 sacó campeón al Alianza Lima -uno de los clubes más populares del Perú- luego de 18 años de sequía.

“Le tomé fotos y le hice una entrevista larga que apareció el jueves en El Bocón”, dijo Bragayrac. “Es algo del Mundial pero que tiene interés directo con el Perú”.

Por su parte, el bielorruso Vladimir Novitski, quien trabaja para Belorus TV & Radio Company, comentó que con su celular le basta y le sobra.

“No necesito el teléfono fijo”, aseguró Novitski. “Cubro los mundiales desde Italia 1990. Y siempre me he comunicado con mi base en Minsk a través de mi celular”.

Como millones de personsas en la actualidad, uno de los enviados especiales a Brasil 2014 de la agencia EFE, Oscar González, afirmó que no tiene teléfono fijo ni en su casa.

“En el primer Mundial que cubrí, en Italia 1990, utilizábamos el teléfono fijo para transmitir nuestros despachos a través de la línea, pero ahora estos aparatos son solo una reliquia”, expresó González. “No lo extraño para nada, no lo uso y no lo necesito”.

Hace menos de medio siglo conseguir una línea telefónica constituía una hazaña en Latinoamérica y a veces había que esperar cinco, seis, siete años para obtenerla. La mayoría de las empresas -o todas- eran estatales. Se afirma que en Buenos Aires si uno vendía un apartamento con línea telefónica costaba unos $10,000 más que sin ella.

Las comunicaciones han evolucionado de una manera impensable y el teléfono fijo que antes era imprescindible, desde que lo inventó Graham Bell en 1874, ahora no lo es más. Y en ningún lugar se ve más clara esta realidad que en la Copa del Mundo.

“La razón para esta declinación dramática es el hecho de que en el 2008 la FIFA tomó la decisión de proveer acceso gratuito de internet de alta velocidad [cable y Wi-Fi) para los reporteros en todas sus áreas de trabajo en los mundiales”, explicó Leiblang. “En esta época, los periodistas prefieron comunicarse mediante celular y programas como Skype”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios