Deportes

Pelotero de Miami a punto de ser víctima de una gran injusticia

Si Casey McGehee pudiera lograr que sus fanáticos en Japón votasen en masa para la última elección hacia el equipo de la Liga Nacional, tal vez el tercera base de los Marlins se haría con ese puesto final en el Juego de las Estrellas.

Dejado de lado por los aficionados, sus colegas y los mánagers, McGehee se encuentra en una situación difícil para esa votación, que se desarrollará en el sitio de MLB.com hasta el jueves a las 4 p.m.

El antesalista de los peces se encuentra en una lista junto al primera base de los Rockies Justin Morneau, el inicialista de los Cachorros Anthony Rizzo, el tercera base de los Nacionales Anthony Rendón y el jardinero de los Bravos Justin Upton, quienes representan a mercados con mayor poder de convocatoria.

“Me molesta mucho eso y no le encuentro sentido’’, explicó Giancarlo Stanton, el único representante de los Marlins hasta el momento en la cita estelar. “El tendría que estar esperando por esa última plaza sin promoverse para tenerla. No es justo. Si tú te desempeñas como el mejor, debes estar ahí’’.

Al cierre de esta edición y antes del comienzo de la serie contra los Diamondbacks, McGehee lideraba a todos los terceras bases en el Viejo Circuito con .320 de promedio, 53 impulsadas, .389 de porcentaje de embasado, y .983 en porcentaje de fildeo.

A todo eso se suma su tremendo sentido de la oportunidad con hombres en posición anotadora, pues nadie tiene mejor promedio que él (.385) en todo el béisbol a la hora de empuñar con corredores en tercera y segunda.

Como si fuera poco, McGehee parecía haber solidificado su posición durante la serie pasada en San Luis al alcanzar base en 10 ocasiones, conectar para .538 y remolcar cuatro carreras en tres partidos.

Todo eso, sin embargo, no conmovió al piloto de los Cardenales, Mike Matheny, quien dirigirá al seleccionado de la Nacional, pues su elección personal recayó en Matt Carpenter, quien batea para .282 con apenas 32 impulsadas.

Habría que recordar que el voto de la fanaticada en la tercera base le correspondió al dominicano Aramís Ramírez de los Cerveceros de Milwaukee y los jugadores le dieron el suyo a Todd Frazier de Cincinnati.

Pero cuando se trata de Miami todo se complica de una manera extrema entre la baja votación de los locales y la percepción que se tiene de los jugadores de casa más allá de las fronteras del sur de la Florida.

De otra manera no se explica que Stanton, el líder de jonrones (21) e impulsadas (62) de la Nacional no quedó entre los tres primeros de acuerdo con el voto popular y si está entre los titulares es porque se le asignó el puesto de designado.

McGehee, una de las historias más nobles de la campaña luego de haber jugado en Japón en el 2013 junto a Masahiro Tanaka en las Golden Eagles de Rakuten, ponderó el gesto de Matheny, quien personalmente le comunicó su decisión de elegir a Carpenter, pero eso no sirve de mucho consuelo.

“A veces Miami tiene mala reputación en las cosas de votaciones, pero solo hago mi trabajo y trato de no preocuparme con nada más’’, apuntó el antesalista que en tierras niponas renació al pegar 28 cuadrangulares y traer 93 carreras para el plato. “Ojalá le pueda probar a todos que están equivocados’’.

Ojalá Casey, pero si los fanáticos en el archipiélago japonés no se apuran se habrá consumado una gran injusticia.

  Comentarios