Deportes

LeBron James: Con la vista en otra parte

Mayor incertidumbre, imposible. La reunión de este miércoles en Las Vegas entre el agente libre LeBron James y el presidente del Heat Pat Riley terminó sin decisión.

El primer encuentro entre la franquicia de Miami y su jugador estrella hasta la pasada temporada apenas duró una hora y nada indica que esté interesado en regresar con el equipo con que llegó a cuatro finales en cuatro años y con el que conquistó sus dos únicos anillos.

A James se le acaba el plazo para comunicar con cuál equipo piensa jugar la próxima temporada y todo indica que al terminar la reunión no lo tenía muy claro.

Algunas fuentes indicaron que fue a reunirse con la familia para conocer su opinión. James quiere que tanto su esposa Savannah James como su madre Gloria James se sientan felices en el lugar que el escoja para jugar y vivir los próximos años.

Este jueves 10 de julio los equipos comienzan a contratar oficialmente a los agentes libres y se espera que LeBron haya comunicado el equipo con que firmará.

En el campo de la especulación pudiera plantearse varios escenarios. Tal vez James tenía ya decidido jugar con los Cavaliers, pero una nueva oferta de Riley le movió el piso, o lo contrario, pero la propuesta del Heat no llenó sus expectativas.

Lo cierto es que el equipo de Cleveland ya tenía atado con Brooklyn y Boston un intercambio a tres vías para deshacerse de los jugadores Tyler Zeller, Jarrett Jack y Sergey Karasev a cambio de una primera ronda del draft, lo que crearía un gran espacio para ofrecerle a James el máximo permitido por la NBA y además llevarle a tres jugadores que son de su agrado: Ray Allen, Mike Miller y James Jones.

Aunque el Heat solo tiene bajo contrato a Norris Cole y puede ofrecerle lo que pida el King, incluso más dinero.

El equipo de Miami además puede incorporar a los agentes libres Josh McRoberts y Danny Granger a través de sus excepciones sin afectar el tope salarial de $63 millones con un impuesto de lujo a partir de $77 millones.

Tal vez por eso Riley se llevó a la reunión a Andy Elisburg, el experto del Heat en ingeniería financiera.

Riley para mantener a sus Tres Grandes tendrá que rebajarle el sueldo a Dwyane Wade y a Chris Bosh, quien tomaría la oferta de $88 millones de Houston si LeBron deja el Heat.

Además de retener a la mayoría de jugadores de reparto y añadir un poco de talento y piernas frescas para aguantar la temporada y ayudar al equipo a ganar el campeonato.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios