Deportes

LeBron James da señales de regresar a Miami

No hay dudas de que LeBron James se encuentra al mando de la situación.

Ahora con todos los reflectores puestos en su órbita se da el lujo de demorar su decisión, manteniendo en vilo a la NBA, pero sobre todo a dos franquicias y a sus dos aficiones.

Todo indicaba que James iba a comunicar sus planes para la próxima temporada este jueves, seguir en el Heat o marcharse a otro equipo, sin embargo el cuatro veces Jugador Más Valioso de la liga se hace de rogar.

Y es que James parece estar jugando al póquer tratando de rendir a sus ‘rivales’ con un ‘farol’.

Sí, porque aunque no pocos apuestan por su regreso a Cleveland la realidad es que allí él no tiene nada que buscar.

Este jueves la muchedumbre que se apiñó en los alrededores de su casa de Akron, esperando alguna señal del que fuera su estrella con los Cavs, tuvo que marcharse sin ninguna respuesta.

James se pasó todo el día en Las Vegas en su academia de habilidades para jóvenes talentos y lo más curioso es que con él estaba con su amigo Dwyane Wade, quien estaba también colaborando con la clínica.

En tanto Ray Allen, quien se rumoraba que podía acompañarlo a los Cavaliers, se compraba la casa que tenía alquilada en Miami por una cifra bien alta.

James, sin duda alguna ganará, más dinero en Miami, ganará más anillos en Miami y sobre todo ganará más prestigio. Tal vez esa sea la razón por la que ha anunciado que no se reunirá con nadie más.

En Cleveland le esperan solo tres muchachos con talento, impuestos más altos, menos dinero, un dueño que lo insultó, y una franquicia que está a años luz de la excelencia del Heat. Cierto que cerca de allí está su casa, pero en South Beach también lo quieren mucho más.

Porque seguro que si él decide marcharse nadie va a quemar su camiseta, ni van a colgar una insultante carta en la página del Heat en internet, como si hicieron los Cavaliers llamándole “traidor” y “cobarde”.

Sería una sorpresa mayúscula que el King decidiera regresar a una ciudad donde sus habitantes le recriminaron, con un coach inexperto y sin mucho futuro. Sería un capricho y para un jugador que busca ser el mejor de la historia no se lo puede permitir.

Los aficionados del Heat, no sin razón, están en vilo esperando su decisión y las redes sociales están todavía echando humo.

Mientras, el Heat sigue en Orlando en la liga de verano con la pluma preparada para estampar su firma en el nuevo contrato de LeBron.

Una vez que esto ocurra se caerán el resto de las fichas de este dominó y se sabrá el destino de Chris Bosh, de Carmelo Anthony, de Kevin Love y de Pau Gasol, los agentes libres más codiciados del mercado.

Misteriosamente, todos ellos están esperando la decisión del King, quien a su vez podría estar esperando una llamada desde el American Airlines Arena informándole que todos sus deseos han sido concedidos.

Mientras, se vende muy bien eso de que LeBron se lo está pensando junto a su familia.

El Heat ya reclutó al armador Shabazz Napier, el jugador universitario preferido de James, y además los refuerzos de Josh McRoberts y Danny Granger, y nada más espera el “sí quiero’’ de LeBron para traer el resto de los jugadores de su agrado e incluso alguna sorpresa.

Y si James está mirando hacia otra parte, está mirando hacia la final de Brasil entre Argentina y Alemania este domingo, lo demás ya está cocinado.

Solo falta servirlo y eso ocurrirá muy pronto.

  Comentarios