Deportes

Cubano Lara quiere poner el nombre de la isla en lo más alto

Más allá de sus habilidades encima del ring, ha sido la persistencia la principal cualidad que ha depositado a Erislandy Lara enfrente de la carrera de su vida, la que le hará ganar su primer $1 millón, que como en todo en la vida, suele ser el más difícil.

La pelea de Saúl “El Canelo’’ Alvarez y Lara este sábado en el MGM de Las Vegas algo de circo tendrá, pero en el fondo existe un desdén recíproco que casi, casi se está convirtiendo en un desprecio por lo que representa cada uno.

Alvarez no para de decir a cualquier auditorio que el cubano le ha faltado el respeto y de ahí el nombre de la velada “Por el Honor y la Gloria’’, ya que Lara habría mancillado con sus comentarios el pedigrí de los pugilistas aztecas con sus ataques constantes.

Lara, por su parte, se ha sentido postergado luego de varios años de perseguir la oportunidad de medirse al mexicano y considera que su estilo de boxeo y sus victorias ameritan más atención promocional y mediática que Alvarez, beneficiado por el apoyo de los millones de fanáticos incondicionales de su país.

“A Canelo no le tengo que agradecer nada, porque fui yo el que forcé esta pelea’’, expresó Lara. “El me estuvo evitando mucho tiempo y yo hice una presión tremenda en redes sociales y conferencias de prensa. Este viernes todos verán por qué me esquivaba’’.

Predecir quien va a ganar esta pelea se está convirtiendo en un ejercicio de retórica, porque se trata de dos estilos completamente opuestos, de dos personalidades que se contraponen.

El cubano viene de la famosa escuela amateur de la isla, la que más campeones mundiales y olímpicos ha producido en la historia, posee un cetro del orbe y es un dechado de técnica y defensa, a pesar de no estar exento de cierta pegada.

Ante hombres como Austin Trout y Alfredo “El Perro’’ Angulo, Lara no solo ha demostrado que boxea bien en las tres distancias, que posee movimientos de virtuoso, sino que puede aceptar un golpe contundente y recuperarse para seguir en la batalla.

“Canelo va a tratar de presionarme, de meterme las manos, pero yo lo voy a esperar y él se va a arrepentir de haber aceptado un reto inevitable’’, agregó Lara. “Yo puedo adaptarme a cualquier estilo y distancia. El no sabe hacer otra cosa que ir adelante y tirar golpes’’.

Salvando algunas distancias considerables, algunos predicen que ese estilo le dará muchos dolores de cabezas al Canelo, tras la visto en su choque contra Floyd Maywheater Jr., donde buscó incesantemente el cuerpo de su oponente y nunca lo encontró.

Pero a Alvarez no se le concede un grado de maestría que ha ido adquiriendo con el tiempo, su pegada no es segunda de nadie y cuando embiste lo hace como un toro de lidia, del que uno se puede escapar uno, dos, tres rounds, pero casi imposible hacerlo durante 12.

“Lo más importante es que Canelo no tiene una visión histórica de lo que esto representa para mí y la historia del boxeo cubano’’, recalcó Lara. “Canelo tampoco ha tenido mis experiencias, los obstáculos que he superado y no sospecha, ni por un instante, la tormenta que se le viene encima’’.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios