Deportes

Brasil y Holanda no encuentran consuelo

Brasil jugará por el honor y la dignidad contra Holanda, el sábado el estadio Mané Garrincha en Brasilia, en busca del tercer puesto en el Mundial 2014.

Desde que en el 2007 ganó la sede de la vigésima Copa del Mundo, el objetivo de Brasil era jugar la final en el Maracaná. Tras el 7-1 contra Alemania, el martes último, en la peor derrota de su historia la Seleçao no solo buscará el tercer puesto sino iniciar el proceso de cicatrizar la herida abierta.

“Nuestra meta ahora es diferente”, dijo Thiago Silva, quien reaparecerá en Brasil luego de la suspensión que le impidió enfrentar a los germanos. “Hay que respetar nuestra camiseta con cinco estrellas. Luego de la dura caída sufrida tenemos que enfrentar a otro oponente calificado”.

Mientras, el entrenador Luiz Felipe Scolari señaló el sábado que el choque contra Holanda puede ser el equivalente al de los alemanes contra Portugal en el Mundial 2006.

“Entonces yo era entrenador de Portugal y Alemania, anfitrión del Mundial, venía de perder en semifinales contra Italia”, recordó Felipao. “Jugó un gran partido, nos ganó 3-1 e inició así un proceso que rindió grandes frutos como vemos ahora. Debemos aprender esa lección”.

Scolari manifestó que se encuentra tratando de superar el tremendo golpe recibido por los alemanes.

“Esto es algo que llevaré por el resto de mi vida”, expresó el entrenador. “Tengo que adaptarme. Quiero hablar con mi familia y explicarles lo que ocurrió”.

Felipao defendió a capa y espada la campaña de la escuadra auriverde.

“Un solo partido no puede definir un trabajo. Esa es la deuda que tengo con las personas que colaboran conmigo”, dijo. “Lo malo fue el 7-1, si hubiese sido 1-0 no habría sido una catastrofe. Perseguimos un sueño y no lo conseguimos y ahora vamos por el tercer puesto”.

El sábado se verá un Brasil con una cara diferente con respecto al martes pasado.

“Cambiaré algunas posiciones”, adelantó Scolari. “Hay jugadores que van a tener la oportunidad de jugar en el Mundial”.

Por su parte, los holandeses quieren irse invictos de la Copa y el entrenador Louis van Gaal dejará el equipo porque firmó contrato con el Manchester United.

“Es mi último partido y quizás los jugadores puedan darme un regalo e irnos invictos de la Copa”, expresó Van Gaal. “Llevamos jugados seis partidos y no hemos perdido. Trataremos de jugar lo mejor que podamos contra Brasil”.

Dirk Kuyt, quien acertó uno de los penales en la definición contra Argentina, el jueves, afirmó que los jugadores han recuperado la motivación.

“Queremos irnos del Mundial con un buen sabor en la boca”, afirmó Kuyt. “El tercer lugar deja una mejor sensación que el cuarto”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios