Deportes

Klose, con récord y hambre de título

Miroslav Klose ya cumplió un primer objetivo en Brasil, superar el récord de Ronaldo y convertirse en el máximo goleador de la historia de los mundiales. Ya tiene 16 y podría marcar más este domingo en su cruzada por conquistar su primera Copa del Mundo.

Alemania y Argentina se enfrentan este domingo en el legendario Maracaná de Rio de Janeiro. Klose ya tiene experiencia en detonar a la Albiceleste en los mundiales: en cuartos de final de Sudáfrica-2010 marcó dos en el 4-0 de Alemania sobre la Argentina de Diego Maradona, y en Alemania-2006 anotó el tanto en el empate 1-1 también en cuartos, partido que terminó ganando Alemania por penales (4-2). A Klose le gusta la sangre albiceleste.

Pero Alemania sigue en deuda. La mejor selección del mundo, colectivamente hablando, no ha podido conquistar una Copa del Mundo desde Italia-1990. Klose forma parte de esta generación que lo tiene todo y no tiene nada.

Herr Klose, de 36 años, debutó en 2001 y formó parte del equipo derrotado 2-0 en la final de 2002 frente a Brasil, luego la humillante eliminación en primera ronda en la Eurocopa-2004 y después la dolorosa derrota en semifinales ante Italia en “su” Mundial en 2006. En Sudáfrica-2010, cayó en semis ante la después campeona España por 1-0.

Klose, que disputa su cuarto Mundial y último gran torneo internacional, convirtió su decimosexto tanto personal en la goleada por 7-1 en la primera semifinal del Mundial-2014.

Así superó los 15 tantos anotados por Ronaldo entre Francia-1998 y Alemania-2006 (Ronaldo también estuvo en Estados Unidos-1994 pero no jugó ningún partido).

Klose se convirtió en el primer futbolista de la historia en jugar cuatro semifinales mundialistas (2002, 2006, 2010 y 2014) y fue además con esa victoria que igualó el récord de otro brasileño, Cafú, con 16 victorias en Mundiales, que puede superar el domingo.

Pocos se hubiesen atrevido a decir al inicio de la carrera de “Miro”, nacido en Polonia y que vivió hasta los ocho años en Francia, siguiendo a su padre, futbolista del Auxerre, que el delantero larguirucho, discreto y de aspecto torpe se iba a convertir en uno de los mejores goleadores de la historia.

  Comentarios