Béisbol

Los Astros alumbran su primer triunfo en la Serie Mundial con remontadas de puro drama

George Springer celebra tras disparar un jonrón en la entrada número 11 que decidió el triunfo de los Astros ante los Dodgers, en el segundo juego de la Serie Mundial, celebrado el 25 de octubre del 2017 .
George Springer celebra tras disparar un jonrón en la entrada número 11 que decidió el triunfo de los Astros ante los Dodgers, en el segundo juego de la Serie Mundial, celebrado el 25 de octubre del 2017 . AP

Si esto no es uno de los mejores juegos de todos los tiempos, entonces, ¿qué puede ser? Con un drama intenso que se desdobló en mareas de un lado a otro, los Astros impusieron su ley en un choque que será recordado por mucho tiempo.

George Springer conectó un bambinazo en la parte alta de la 11na entrada para que Houston derrotara 7-6 a a los Dodgers e igualara a una victoria por lado la Serie Mundial de las Grandes Ligas que ahora se muda a las profundidades de Texas.

Los Dodgers habían girado el péndulo del momento de su lado, primero con un jonrón en la novena de Marwin González y luego con dos palos de vuelta entera consecutivos de José Altuve y Carlos Correa en la décima para acallar a los más de 54,000 fanáticos en el parque de Chávez Ravine.

Pero con el juego 5-3, los Dodgers renacieron a punto de morir con un cuadrangular de Yasiel Puig -el primero de un cubano en Serie Mundial desde José Canseco en 1990- y un sencillo impulsor de Kike Hernández, quien ha demostrado su gusto reciente por imponerse en los momentos grandes.

Sin embargo, el más grande de todos los momentos de este encuentro le correspondió a Springer.

Cuando apareció Kenley Jansen en el montículo para sacar los tres outs de la novena entrada, parecía que todo estaba acabado para los Astros, pero Marwin González decidió con su bate que el choque debía continuar.

González logró una rareza: sacarle una bola del parque a Jansen para malograrle un salvamento y darle esperanza a su equipo que contemplaba en silencio hasta ese momento el dominio de los Dodgers.

Con el choque empatado a tres, José Altuve primero y luego Carlos Correa desaparecieron bolas del edificio angelino para que Houston contemple este Clásico de Octubre de una manera diferente, con una confianza recuperada.

Corey Seaguer se encaminaba a ser la historia del choque con su jonrón en la parte baja de la sexta que puso el marcador 3-1 a favor de Los Angeles ante un Justin Verlander que dominaba a sus anchas.

Verlander permitió solos dos imparables, peros esos dos palos de vuelta entera echaron por tierra su deseo de convertirse en ganador por primera vez de un partido en el escenario mayor del béisbol.

Pudiera decirse que Verlander estuvo aún más dominante que Dallas Keuchel el martes, pues el primer hit no se lo pegaron hasta la quinta entrada, aunque fue nada más y nada menos que un jonrón de Joc Pederson, un hombre que entró a la alineación unas horas antes del inicio de este Segundo Juego.

Un capítulo más tarde, Verlando no podía creer que Seaguer, quien no pudo jugar en la Serie de Campeonato debido a molestias en la espalda, le sacaba la bola del parque como Turner -ambos como segundos en el lineup- se lo había hecho a Keuchel.

El abridor de los Dodgers Rich Hill permitió una anotación en la tercera nacida de un imparable de Alex Bregman y tras cuatro capítulos cedió el montículo a ese bullpen frondoso de los angelinos.

Pero en esta ocasión los relevistas de Los Angeles no pudieron continuar con esa cadena impresionante de ceros y cedieron a la presión de unos Astros que no se cansaron de pelear hasta el último momento.

Cómo si el drama no fuera suficiente, en la parte baja de la 11na entrada Charlie Culberson disparó el octavo jonrón de la noche para acercar a los Dodgers a una carrera, pero Puig se ponchó para el out final.

Y ahora la Serie Mundial no solo se mudo a Texas sino que entra en un período dramático con una victoria para cada lado. Veremos, entonces, quién sale delante de este momento convulso.

  Comentarios