Béisbol

Carrera de Vizquel es un elogio a la constancia

Es de los que no hace mucho estruendo, pero sí estragos; de esos que no encandila, pero sí brilla con luz propia. Omar Vizquel no roba titulares, aunque no deja de escamotear batazos que sus autores consideran indiscutibles.

El venezolano es considerado un artista del guante, un perfeccionista que hoy igualará con su compatriota Luis Aparicio el récord de más juegos en el campocorto en la historia de las Grandes Ligas.

Y mañana, de no ocurrir un percance en su contra, deberá convertirse en el dueño absoluto de esa marca: 2,583.

Se dice fácil, pero le ha tomado muchos años -comenzó su carrera en 1989- y una alta dosis de sacrificio al venezolano llegar a este punto y todavía como un pilar de su equipo, no como alguien al que le quedan pocas fuerzas para continuar viaje.

La simple asoción de Vizquel con Aparicio es apenas el preludio de lo que sucederá un quinquenio después de que opte por el retiro, puesto que no cabe duda de que las puertas de Cooperstown se abrirán para uno como lo hicieron para el otro.

No por casualidad se espera que el propio Aparicio y -injustamente todavía fuera del Salón de la Fama- David Concepción estén presentes en el Dolphin Stadium para brindarle un merecido homenaje a Vizquel.

La historia de Vizquel en las Mayores es un elogio a la constancia, a la capacidad de sobrevivir a problemas y lesiones para arrastrar el organismo y tensarlo hacia cotas que no están reservadas para los comunes mortales.

De otro modo no se llega a 2,583 juegos sobre el mismo sitio.

De otro modo no se ganan 11 Guantes de Oro para ser segundo sólo del mago Ozzie Smith, quien ganó 13.

De otro modo no se puede poseer el mejor promedio de fildeo (.984) entre los torpederos que han jugado más de mil partidos en Grandes Ligas ni particiar en más jugadas de doble play (1,660).

Vizquel es el artista pausado, pero sistemático, y esa perseverancia es la que ha signado una carrera que alguna vez habrá de cerrarse con una placa entre los salones donde se recuerdan a los mejores entre los mejores.

  Comentarios