Béisbol

Delgado cambió el destino de N.Y.

Associated Press

Los abucheos son un periódico de ayer en el Shea Stadium de Nueva York. como decía el mejor salsero de la historia, Héctor Lavoe.

Como en el amor, el odio y el resentimiento también son sentimientos que se dejan atrás con el tiempo, y para los aficionados de los Mets de Nueva York es más fácil hacerlo cuando se escucha el ruido del jonrón y se goza de las mieles de la victoria.

Delgado era, en términos de muchos de los aficionados latinos, un "muerto''. Un viejo que ya debía estar pensando en ocuparse de otras cosas, mientras pasaba más tiempo en el banco que en el terreno de juego.

Pero en el béisbol las cosas pierden lógica rápidamente y se entra con bastante frecuencia en una dimensión desconocida, inexplicable para los mismos técnicos y peloteros.

Quizás fue el cambio de mánager, quizás algo en la mecánica de bateo, o algún otro capricho insondable de los que aparecen con tanta frencuencia en cada rincón de este deporte, pero de la noche a la mañana, la crepitante llama del bate de Delgado se encendió y la brasa iluminó a los Mets.

Algunos dicen que la llegada de Jerry Manuel, el 17 de junio como nuevo piloto, cambió las cosas y el dugout de los Mets perdió su carga negativa y de improviso los peloteros se descubrieron amigos de su mánager.

Otros señalan que eso de la química es un mito y que si los jugadores tienen talento se ganan los juegos, sin importar qué tan buena es la interacción en el clubhouse.

No obstante, los números avalan la primera teoría. Algún fenómeno sucedió con la desaparición el horizonte de Willie Randolph y el ascenso de Manuel.

Al partir el piloto de la novena neoyorquina, Delgado exhibía apenas nueve jonrones con 32 remolcadas y un exiguo promedio de .238. Los Mets además estaban a seis juegos y medio de la cima del Este, ocupada entonces por los Filis de Filadelfia.

Diez días después, Delgado iniciaba su resurrección en un juego contra los Yankees de Nueva York. Ese día, el 27 de junio, el boricua disparó dos cuadrangulares y fletó nueve rayitas y desde entonces nadie lo ha podido detener. Su giro 180 grados inició una reacción en cadena que propulsó la escalada del conjunto de los Mets.

Desde esa tórrida expresión ofensiva ante sus vecinos, Delgado ha sido el máximo jonronero de las Grandes Ligas con 24 estacazos y es segundo en remolcadas con 69, detrás de las 72 del venezolano de los Tigres de Detroit, Miguel Cabrera. Además en ese lapso exhibía promedio de .304.

Lo cierto es que el "muerto'' de Delgado está ahora más vivo que nunca y su nombre resuena para el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

¿Tiene los méritos para ganar el galardón?

Quizás las estadísticas a nivel global muestra a varios jugadores con mejores guarismos que los de Delgado, pero indudablemente su aporte y la influencia que ha tenido en el accionar de su equipo no tiene comparación en el viejo circuito, con la única excepción de lo que ha hecho Manny Ramírez con los Dodgers de Los Angeles.

El favorito, no obstante, será el dominicano de los Cardenales de San Luis, Albert Pujols, quien tiene mejores números que Delgado.

La distinción, sin embargo, no es la meta de Delgado. Su objetivo, que está logrando por ahora, es jugar en octubre. Cualquier otra cosa es, como decía Lavoe, materia olvidada.

Envíe sus cartas y comentarios a:

lrangel @elnuevoherald.com



TOQUES DE BOLA

♦ Mike Jacobs y Dan Uggla serían las dos principales figuras de los Marlins que no repetirían para el próximo año con el equipo, de acuerdo a Peter Gammons. Ambos jugadores van rumbo al arbitraje y sus salarios pudieran ser una carga para el conjunto floridano, que además cuenta en las Menores con Gaby Sánchez y Chris Coghlin, dos prospectos de la primera y la segunda base respectivamente que pudieran estar bastante cerca ya de dar el salto al equipo grande.

♦ En Florida se pudiera estar gestando el próximo Rick Ankiel. El ex lanzador que se tuvo que reinventar a sí mismo como un bateador pudiera tener a otro colega, en Adam Loewen, un serpentinero que no tuvo éxito con Baltimore. Ahora los Orioles lo enviarán a una liga instruccional en este estado para continuar con la conversión. La última vez que Loewen, primera selección del draft de los oropéndolas en el 2002, bateó fue hace seis años.

♦ El choque diplomático entre Estados Unidos y Venezuela ha impulsado la preocupación en los equipos de la liga invernal del país sudamericano. Oswaldo Lomer, directivo de Magallanes, expresó en una entrevista con el diario Líder, que esta situación pudiera crear desasosiego a los peloteros importados: "No sabemos si por esto las organizaciones pudieran negar el permiso a esos peloteros o en todo caso que no quisiesen venir por lo que está sucediendo''.

BEISBOL EN CIFRAS

40

Las empujadas de Manny Ramírez en sus primeros 40 desafíos con los Dodgers de Los Angeles, siendo el primero en lograr tan cantidad de fletadas luego de un cambio desde que Hank Sauer remolcó 47 en sus 40 choques iniciales con los Cachorros luego de ser transferido por los Medias Rojas en 1949.

11

Las temporadas que tiene Alex Rodríguez con 35 o más cuadrangulares. Con dos bambinazos más este año igualaría a Babe Ruth como el pelotero con más campañas con semejante cantidad de jonrones.

3

Los pitchers que han terminado con 13 juegos por encima de .500 jugando para un equipo con 13 partidos por debajo de la marca de .500. Tim Lincecum espera unirse a Steve Carlton (1972), Eddie Rommell (1922) y Dazzy Vance (1925).

22

Las victorias que ha logrado Cliff Lee, quien sólo tiene dos derrotas este año. Con semejante récord el abridor de los Indios de Cleveland es casi fijo para ganar el premio Cy Young de la Americana.

8

Las temporadas consecutivas con 200 hits que logró Wee Willie Keeler, un récord al que pudiera llegar este año Ichiro Suzuki, quien sólo necesita ocho imparables en 16 partidos para llegar a 200 imparables este año.

  Comentarios