Béisbol

Se siente bendecido con los Medias Rojas

JASON BAY
JASON BAY

Desde que llegó con los Medias Rojas de Boston en la fecha límite para traspasos en reemplazo de Manny Ramírez, que fue negociado a los Dodgers de Los Angeles, el discreto Jason Bay ha logrado encajar en Boston.

Bay, en su primera competencia por un gallardete de la Liga Americana y de hecho, su primera actuación en playoffs, anotó la carrera del triunfo para los Medias Rojas el lunes para llevar a Boston a la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

"Nunca me imaginé que podría llegar a jugar de una forma más intensa que ésta, pero lo haré'', dijo Bay cuando festejaba con sus compañeros, a quienes conoce desde hace un par de meses.

Bay pasó gran parte de sus cinco temporadas en Grandes Ligas con los Piratas de Pittsburgh, donde nunca llegaron a terminar en un lugar mejor que el cuarto.

Por ello, fue uno de los más felices cuando los Medias Rojas decidieron desprenderse de Ramírez en la fecha límite, con lo cual se fraguó un cambio en el que participaron tres equipos, en el que los Dodgers se quedaron con el dominicano y Bay fue a parar a Boston.

El dominicano, que fue el primer Jugador Más Valioso de la Serie Mundial en la historia de los Medias Rojas, compiló grandes cifras de bateo en los siete años y medio que jugó con el uniforme de Boston, y donde devengó gran parte de los $160 millones de su contrato y generó bastantes problemas para provocar que la gerencia llegara a preguntarse si no significaba más problemas que lo que valía.

Después de varios años de ausencias sospechosas en el peor momento, el momento que pudo haber precipitado su cambio fue durante un turno al bate en julio, cuando, al ser convocado para batear como emergente en un partido que no iba a jugar, fue ponchado por el taponero Mariano Rivera.

Manny logró lo que él quería: el gerente general de los Medias Rojas, Theo Epstein, lo envió a los Dodgers en un canje de tres peloteros que llevó a Bay a Boston.

"Jason tuvo una transición impresionante para jugar en una nueva liga, en un nuevo equipo y en su primera competencia por el gallardete'', dijo Epstein, un día después de que los Medias Rojas se ganaron su boleto para disputar el título de la Liga Americana ante los Rays de Tampa Bay.

"Se conoce muy bien a sí mismo como pelotero y se siente cómodo al ser como es, pues no es del tipo de peloteros que se presiona mucho o que cambia su conducta para ser lo que no es'', dijo Epstein.

En Los Angeles, Ramírez impulsó a los Dodgers a ganar el título de la División Oeste con un promedio de .396, 17 jonrones y 53 impulsadas en 53 partidos.

Asimismo, Bay se siente bendecido en Boston, donde se hacen comparaciones con el canje que se hizo en el 2004 que llevó a Nomar Garciaparra a Los Angeles en un canje de cuatro equipos, que llevó a los Medias Rojas al colombiano Orlando Cabrera y Doug Mientkiewicz.

  Comentarios