Béisbol

Los Filis han pasado del mal genio de Bowa al buen carácter de Manuel

Varios factores han hecho posible que los Filis se encuentren cerca de conquistar la Serie Mundial, y entre ellas sobresale la labor del mánager Charlie Manuel.

Y es que para llegar a convertirse en un buen piloto no sólo es necesario ser un buen estratega, también es de vital importancia saber llevar una cohesión colectiva al equipo para sacarle a cada pelotero todo lo que sea capaz de entregar por su talento.

Manuel ha sido esa figura que ha convertido a los Filis en un equipo donde cada uno de los jugadores sale al terreno de juego a entregar el alma, la vida y el corazón en busca de la victoria.

Filadelfia ha tenido en temporadas anteriores mejores equipos que el actual del 2008. Entre el 2001 y el 2004 fue dirigido por Larry Bowa, un ex torpedero de Grandes Ligas que no pudo guiar a la novena a la Serie Mundial.

La mejor campaña de Bowa fue en el 2001 cuando terminó con balance de 86 victorias y 76 derrotas, pero perdió en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional con los Bravos de Atlanta.

Durante la etapa de Bowa, los Filis fueron silenciados en la División Este por los Bravos y los Mets de Nueva York. Filadelfia terminó alejado a más de 10 juegos del primer lugar en los últimos tres años, actuación que lo llevó a perder su puesto.

Bowa contó con jugadores estelares de la talla de Bobby Abreu, David Bell, Jim Thome, Pat Burrell, Jimmie Rollins, Travis Lee, Scott Rolen y Mike Lieberthal, con lanzadores de la calidad de Kevin Millwood, Randy Wolf, Vicente Padilla y Brett Myers. Pero con dichos trabucos, Bowa nunca pudo ganar.

¿Qué le faltó a Bowa que le ha sobrado a Manuel?

Después de retirarse como jugador, Bowa fue nombrado en 1987 mánager de los Padres de San Diego, y desde entonces su estilo agresivo y su mal genio con sus propios jugadores, lo llevó a convertirse en un mánager incapaz de cohesionar al equipo, un elemento clave para alcanzar el triunfo en cualquier deporte de conjunto.

Y es que una novena de béisbol no se dirige de la misma forma que a un ejército en plena guerra.

Manuel está muy cerca de hacer historia. Con su buen carácter y estilo paternal, ha logrado sacarle fruto al talento natural de sus peloteros. Bien merece llevarse la victoria en esta Serie Mundial.

  Comentarios