Béisbol

Las Grandes Ligas son rehenes de la televisión

UN TRABAJADOR camina en medio de un Citizens Bank Park anegado en agua.
UN TRABAJADOR camina en medio de un Citizens Bank Park anegado en agua.

Bud Selig lo sabía, los árbitros, los ejecutivos de ambos equipos y, por supuesto, los jerarcas de Fox: el quinto juego de la Serie Mundial sería un tormento debido a la lluvia y al frío que envolverían a la ciudad de Filadelfia.

Pero nadie hizo nada, o se hizo demasiado tarde.

En una muestra más de que las Grandes Ligas dependen de la televisión, ni Selig ni nadie pudo interponerse en los deseos de la cadena de televisión que transmite el Clásico de Octubre.

Fox demandó que se jugara a toda costa, hasta que el terreno del Citizens Bank Park se convirtió en un verdadero pantano y se pusiera en duda la integridad de los peloteros de los Filis y los Rays.

Al final, cuando humanamente era imposible continuar la acción, los árbitros decretaron la suspensión del primer desafío en la historia de las Series Mundiales, que continuará donde mismo quedó si el tiempo lo permite.

Hizo bien el comisionado en suspender el choque y mejor en decretar su reanudación para esta noche, porque si Filadelfia hubiera ganado 2-1 en el quinto inning a causa de las condiciones climáticas, la lluvia no habría sido nada comparado con el aguacero de críticas que el comisionado hubiera tenido que soportar.

Cierto. Una Serie Mundial no se decide por lluvia, aunque esto implique torcer la regla vigente -luego de cinco entradas el encuentro es oficial-, pero Selig, como es usual en él, demora -como en el caso de los esteroides- en tomar una decisión y cuando lo hace deja cabos sueltos que dejan un mal sabor.

¿Por qué nadie le nada a los jugadores de que el partido sería llevado hasta sus últimas consecuencias? ¿Por qué no se le informó a los aficionados? ¿Por qué ni los mismos comentaristas de Fox sabían de la medida tomada?

Muchos no están contentos en Filadelfia. Con un 90 por ciento de posibilidades de precipitaciones, las Mayores no debieron comenzar el quinto choque, ni hacer sufrir a los fanáticos. Como si fuera poco, los Filis no podrán contar más con su as Cole Hamels.

De modo que esta noche es un 2-2 que más parece un 0-0. Y la primera bola no se lanzará hasta que termine un anuncio publicitario del candidato presidencial, Barak Obama, unos 10 minutos después del tiempo original de comienzo.

Su rival, John McCain ripostó al expresar que "nadie demorará una Serie Mundial con un anuncio político cuando yo sea presidente''.

En este aspecto, al menos, estoy con el republicano.



Envíe sus cartas y comentarios a:

jebro@elnuevoherald.com



Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios